Cómo criar a un timado digital infopardillo

Esto está basado en hechos reales, y es una lección de vida simple y profunda.

Bien.

Resulta que una amiga, que es bibliotecaria, me dijo:

(Insisto, esto es verídico)

-Isra, cada día alucino más en el trabajo.

-¿Y eso? ¿Los bibliotecarios también sois nómadas digitales y vuestra misión es que “dejemos de procrastinar y tomemos acción”?

-No, idiota. ¿Recuerdas cuando te conté que estaba de moda que las madres fueran con los niños a la biblioteca e hicieran los deberes juntos?

-Sí, claro.

-Pues ahora han dado un paso más allá. Resulta que ya no van con los hijos a la biblioteca para hacer los deberes juntos, es que ahora, les dan dinero a los críos para que vayan por ahí a comprarse chuches, mientras las madres se quedan en la biblioteca haciéndoles los trabajos.

-No me jodas. ¿Eso es verdad?

-Te lo juro. Es tan alucinante que yo no sé que decir. Bueno, no digo nada, solo alucino.

Esta conversación, bajo el bendito sol que tuvo a bien visitarnos en tierras asturianas ayer sábado, me hizo reflexionar sobre algo.

¿Qué algo?

Pues mira, cuando esos críos, en el futuro, quieran ser infoproductores, infoproductoras o infodomadoras, ¿qué pasará?

¿Qué pasará cuándo quieran ser libres, vivir de su pasión, multiplicar sus ingresos en piloto automático, cambiar las vidas de miles de personas y estar alineados con sus valores de colores?

¿Eh? ¿Qué pasará?

¿Qué será de esas mujeres y hombres y viceberzas?

Pues que cuando tengan que montar un negocio y no puedan llevarse a su madre a la oficina para que escriba y piense por ellos, comprarán plantillas.

Pasará exactamente eso.

Querrán que venga alguien y les venda plantillas mágicas ya escritas para rellenar dos huecos y ganar dinero.

Y, por supuesto, al otro lado habrá un lobo con piel de cordero, que le dirá, “mira como brillan…”

Y dentro de mil años, cuando los aquí presentes estemos haciendo networking a las puertas del cielo, seguirá habiendo vende-plantillas y pardillos que se las compren.

 

Bien. Demasiado valor para un precioso domingo de febrero.

Si quieres aprender email marketing, TÚ, no tu madre, mira aquí:

www.emailparatrevidos.com

Isra Bravo

*Copywriter Isra Bravo