Consejo de nomadismo empresarial

Ayer estuve con mi asesora, y te puedo contar dos cosas muy interesantes si tienes un negocio online.

Dos cosas.

No una. Dos.

Bien.

Le pregunté, dada mi condición de hombre digital bot automatizado, si podría poner la sede de mi SL en algún país que no sepa pronunciar.

-¿Piensas vivir en ese país exótico de manera permanente?

-No. Odio salir de mi barrio.

-Entonces no lo hagas, a no ser que te quieras complicar la vida. Hacienda está cada día más encima.

-Pues en internet hay mucha gente ofreciendo asesoría para que te montes las empresas en países que no sé dónde están, diciendo que me ahorraré muchos impuestos.

-Cuidado. Es una opción si piensas residir en ese país, en caso contrario te puedes meter en problemas.

-Por 600€ me montan la empresa por ahí. Lo recomiendan muchos blogueros cuya misión es cambiarme la vida.

-A peor. Si no piensas residir y hacer tu vida en el país donde tengas la empresa, no deberías hacerlo.

-No pensaba.

-Y entonces, ¿para qué preguntas?

-No sé, es que apenas hablo con nadie durante el día.

 

El caso es que mi asesora es una tía majísima y muy competente. Así que le hago caso y punto.

Luego le pregunté sobre herencias. Entonces llamó a la abogada.

La abogada me cae muy bien porque cuando la veo venir pienso, “hostia, la abogada”.

Cuando te habla solo le falta agarrarte de la oreja y decirte, “te has enterado o no, pardillo”.

Me gusta.

A ver, si me tienen que defender que me defienda alguien que cuando entre en la sala piense “hostia, la abogada”.

Le pregunté si de una herencia se pueden pillar unas cosas y otras no.

Su respuesta:

“Mira, las herencias son como las cajas sorpresa de los concursos de la Tv. O te las quedas enteras o no te las quedas. Pero no puedes estar mareando la perdiz. Siguiente pregunta”.

 

Jajajajajaj

Y sobre marear la perdiz.

Cuando arranqué mi negocio y ni mi padre sabía cuál era mi web, me negué a poner prueba social.

Nada.

Podría haberla puesto, pero no quise. Quería ver si todas esas cosas que decían por Internet los expertos eran ciertas.

La mayoría, no lo eran.

 

Bien.

De todas maneras, algunas personas (muy pocas), me pidieron referencias y no las di.

No mareé la perdiz y les mandé una respuesta que hizo que tuvieran más ganas de contratarme.

¿Qué respuesta?

Está en el boletín de mayo. Concretamente en la página 21.

Ahora, esto no es para copiar y pegar. Es un concepto. O mejor, es una cuestión de mentalidad.

Son 12 renglones.

En la página 21.

12/21.

Aquí:

www.emailparatrevidos.com

Isra Bravo

*Copywriter Isra Bravo