El anti casting

Mira.

Te voy a contar algo que lo mismo te ayuda a vender lo que sea que vendas. O no.

Algo muy simple que habrás visto muchas veces pero que no siempre se hace bien.

 

Una vez estaba en un trabajo de proyecto para captar clientes y ofrecer cursos de oratoria por empresas. Hace años de esto.

No tenía web.

 

Entonces un tipo que tenía muy mala hostia en aquella empresa, empezó de repente a dar gritos.

A ver, te sitúo, tenía mala hostia pero no estaba loco. Hay una explicación.

Estaba hablando por teléfono con un potencial cliente y algo le dijo que cuando colgó empezó a gritar…

 

-Pero será gilipollas este tío. Llevo un mes negociando con él y no me viene ahora y me pide credenciales de otros clientes, trabajos anteriores. Será idiota, somos nosotros los que les tendríamos que pedir a ellos las credenciales.

 

El caso es que aquello me gustó, que llamara gilipollas al cliente, no, eso me daba igual.

Lo que me gustó es que el concepto, “somos nosotros los que le tendríamos que pedir a ellos las credenciales” era un ángulo de ventas muy poderoso, y de toda la vida, por otro lado.

Así que les propuse diseñar una estrategia donde fueran los clientes y no nosotros, los que hicieran cola.

 

¿Quieres que te forme?

Muy bien, dime tus dos últimas inversiones en formación.

 

Oh.

Funcionó. Lo escribimos bien, lo planteamos bien.

Y funcionó.

Es lo que hay.

 

Después de aquello lo apliqué muchas veces.

Para mi negocio, cuando arranqué, y para otros.

Cada negocio, cada situación, lo tienes que implementar de una manera, pero se puede hacer.

Lo importante es saber que si vendes servicios la cola la tienen que hacer los clientes.

Si vendes plazas limitadas de lo que sea, también.

No tú.

Ellos.

Ojo, si no haces esto bien, se verá que eres un principiante y un fantasma y quedarás mal. No te miento, puedes estar seguro de que será así.

 

Bien.

En mi curso de Copywriting te digo cómo implementé esta estrategia con una cliente y cómo llenamos plazas en su Máster de muchos miles de euros.

Antes costaba y no se llenaban.

Después de aquello, se llenaban con mucho menos esfuerzo.

Cómo lo hicimos e ideas para que tus clientes hagan cola, aquí:

Copywriting para atrevidos

Isra Bravo

*Copywriter Isra Bravo