El email «indecente» que trae tantas ventas como mujeres llamaban a la puerta del indecente Bukowski.

Creen que no me importa nada. Que no siento nada porque tengo la cara desfigurada y soy un gigante. Llaman a mi puerta mujeres que han leído algunas de mis cosas. Y las invito a pasar y saben que acabará pasando. Porque he vivido y soy algo tosco. Es lo que esperan. A las mujeres les gustan los toros y los monos. Los guaperas y los charlatanes no se comen un rosco.

Un tipo del trabajo dice: “Yo les recito a Shakespeare”. Todavía es virgen.



Charles Bukowski







Seré concreto.

Y te hablaré del email indecente.

Este email tiene un ángulo en el que pocos se atreven a entrar.



¿La razón?

No es azucarado. Produce cierto vértigo.

A ver, no hay que insultar a nadie, ni siquiera a los que se lo merecen.

Tampoco hay que ir de nada, ni tratar de gustar o disgustar.



Pero es un tipo de email de esos que tiene esta escena:

La persona que lo ha escrito se siente algo insegura, una vez entendido el ángulo.

Se lo enseña a su pareja que le suele responder algo así…

-No sé cari, no lo veo. Mucha gente no lo comprará si dices eso. Quita esto y esto para que así quede mejor.

-Vale, gracias por tu apoyo, mi amor.



Entonces muchas personas utilizan ese ángulo pero destrozan la parte más importante.

Y claro, no funciona.



Lo puedo llegar a entender.

A veces he tenido esa sensación. Escribir un email y pensar… no debería poner esto.

Lo que pasa es que la experiencia me ha demostrado que cuando he dejado lo que tenía que dejar, han llegado grandes oportunidades.

Nunca sabes quién te está leyendo.



Quizá algún día cuente una de mis primeras cartas de venta y cómo me burlaba del lenguaje inclusivo…

¿Resultado?

Casi todas la ventas vinieron de mujeres. 



Bueno, en todo caso, el email “indecente” no va por ahí.

No es hablar de temas “sensibles”.

No, no.

Pero trae muchas ventas. Muchas ventas.

Y forma parte de la secuencia de 9 emails que diseñé para lanzamientos.

Una secuencia que convertiré en un producto de pago. Merece la pena cobrar por ello y pagar por ello.

Pero ahora, hasta el 30 de junio, la voy a regalar.



¿A toda la lista?

No.

Solo a los clientes del curso de email marketing.

Si alguna vez compraste este curso, (da igual cuando) o lo haces antes del día 30, te llevas la estrategia y la secuencia de lanzamiento de regalo.

Te lo cuento en un audio, paso a paso. El indecente también.

En caso de interés, mira aquí:

Curso de email marketing.

Isra Bravo.

*Copywriter Isra Bravo