En la página 159 de mi libro. Esto no es broma.


El capítulo 6 de mi libro se titula…

Formaciones y erecciones.

El reciclante y las cartas del millón de euros.



Empieza así:

Después de cerrar mi anterior membresía (la antigua) recuperé mi vida.

Solo tenía que escribir un email al día y vender los cursos que ya tenía. Comparado con los meses anteriores.. XXX (aquí contenido del libro...) me dio la sensación de estar parado.

Como si volviera a la niñez del tiempo lento y los veranos interminables.

Del palo de madera que sujeta el helado chorreando vainilla mirando un atardecer, junto con alguna chica preciosa con la que compartir las vistas acariciando su rodilla.



Luego, en el capítulo, explico las cartas del millón de euros.

Cómo eran y su psicología.

Pero lo gracioso es que el otro día me escribió una mujer y me dijo que esa frase del final le había parecido machista.



A ver, haber, haver…

esto es tan grotesco, es tan estúpido, que pensé que era una broma, que no podía existir gente volando tan bajo…

Pero no era broma, según me argumentó en el propio email, el decir que la chica era “preciosa” cosificaba a las mujeres que eran tratadas como un simple objeto y que debería argumentar mejor el motivo por el cual quiero estar con una mujer viendo un atardecer y que su belleza física es un argumento muy machista y muy pobre.



Puta madre como están algunos.

Perdón, algunas, que la idiotez es unisex.



Bien.

A estas cosas no puedo responder porque es que el nivel es tan bajo, que no lo puedo hacer, sinceramente. Es que solo pensar que se debe sentir al tener el cerebro tan en punto muerto y me da angustia, de verdad lo digo. Angustia. Vaya claustrofobia de cabeza. 



Para empezar, yo escribiré mi libro y tú el tuyo, como te salga de los cojones.

Decirle a nadie cómo tiene que representar los personajes de su libro para que cumpla con su “ética” no sé si es más estúpido o más dictatorial.

Si una tía escribe un libro diciendo que todos los tíos son peor que Satán o unos subnormales yo no lo voy a leer, pero desde luego no le voy a decir cómo tiene que describir a los hombres.

Ella escribirá cómo le dé la gana.

(Yo también. Desde pequeño, además).



A mí me gusta más decir que una mujer es preciosa que no decir…

…soñaba con pasar la tarde junto con algún cardo borriquero con más pelos en el pecho que un mono y menos femenina que Mike Tyson, con la que compartir las vistas acariciando su rodilla.



No sé, a mi no me suena igual, gracioso queda, pero prefiero a la preciosa.

En fin, ya me dirá la policía de la moral donde tengo que ir a recibir los latigazos.



Bueno, el libro no es políticamente correcto (por otras cosas, claro, no por esta memez) y ofende a algunas personas.

Ya sabes, algunos se ofenden y otros aprenden.

Es lo que hay.

Escribo porque me gusta ganar dinero. El libro.

Suscribirse es gratis, darse de baja también.

Para cumplir con el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos) y entender que tus datos están seguros, debes leer y aceptar la política de privacidad. Tus datos serán guardados en CampaignMonitor, proveedor de email marketing. CampaignMonitor también cumple con el RGPD, así que todo está protegido y amparado por la ley.

*Copywriter Isra Bravo