Esta fue Mi primera página de captación

Ayer, recopilando material de estos años atrás para planes que tengo, me encontré con mi primera página de captación.

Me refiero, para lograr emails.

 

Tenía pocos días para logra mi primer cliente o estaría en serios problemas.

Nunca estaré lo suficientemente agradecido con aquella desesperación.

Con las noches sin sueño y su tiempo lento agarrando la tripa para ver si revientas y te rindes.

No dormía.

No comía.

No existía.

 

Las primeras líneas del texto, decían así:

Hace seis meses estaba descargando camiones.

Ahora, no.

Entiendo que mi vida te importa poco.

Muy poco.

Nada.

 

Así que diré algo que lo mismo sí te interesa.

Descubrí, tiempo atrás, que tengo una habilidad extraña.

Una habilidad que no me convierte en nadie especial pero que no tiene todo el mundo.

Aunque la puede aprender.

Esa habilidad es hacer que la gente lea y compre.

 

Puedes pensar que te estoy tomando el pelo o puedes descargar un ebook donde te cuento la historia de una irlandesa borracha que te enseña cómo mejorar los textos de tu web en menos de 5 minutos.

Luego te acribillaré a emails.

Todos los días.

Uno tras otro.

Así hasta que me contrates o me odies o me insultes o te quieras enrollar conmigo o te des de baja o te quedes mirando. Mirar es bueno.

Ese es el trato.

Mira…”

 

Luego les dejaba un botón para el email.

Después más textos y otro botón.

Cuatro años después, recibí un email que me decía…

“Isra, tu web es de lo peor que he visto. Si cuidaras más la imagen te iría mejor. Los textos no lo son todo cuando no cuidas ni las tipografías ni las faltas ortográficas”.

 

Bien.

Yo de imagen no te puedo contar mucho.

Tampoco soy corrector ni traductor.

Ahora, si quieres vender con tu web y no ganar un concurso de belleza lo mismo mis estrategias te interesan.

Una de las cosas que hago en las webs es algo que poca gente aprueba. Sin embargo, es un imán de suscriptores.

Está justo lo siguiente al apartado de “Blog”, qué hacer con un blog. Lo siguiente.

No es bonito.

Tela de araña Masterclass.

Isra Bravo

*Copywriter Isra Bravo