La isla de las maldiciones. TV.

Si vendes poco es que lo mismo te estás enfocando en tus productos y no en las personas.

 

Mira.

Hay un programa en Tv que se llama la Isla de las tentaciones.

Hago un breve resumen para los que acaben de aterrizar en la tierra.

 

Van cinco parejas que se quieren y se respetan, muchísimo.

Entonces ellas se van a una casa con piscinas y alcohol y las encierran con 10 maromos más depilados y femeninos que Sofía Loren.

Están cachas. Huelen bien.

 

A ellos lo mismo, pero con 10 pavas que tienen tanto plástico encima que si te enciendes un cigarrillo cerca de ellas podrían salir ardiendo.

Están en tanga. Pinta bien.

 

Entonces, pongamos un caso muy habitual.

Una de las chicas que tiene novio, la lía y se lía con uno de los maromos depilados y muy preocupados por el perfil de sus cejas y los agujeros de sus orejas.

Luego esa chica se reencuentra con el novio, al que quiere y respeta mucho. Muchísimo.

Ella llora. Llora mucho.

Se arrepiente y dice algo así… “fui egoísta, me dejé llevar, nunca te quise hacer daño”.

 

El novio se queda ahí, con una lavadora en vez de una cabeza. Si piensa y respira al mismo tiempo podría darle un infarto.

Ella llora más. Le promete que no pasará. Que nunca quiso hacerle daño.

Se despiden y vuelven cada uno a su casa correspondiente.

 

Dos días después, vuelve a pasar.

Ella llora más.

“Me dejé llevar otra vez. Hice mal. Nunca quise hacerte daño. Soy buena persona”.

El novio deja el corazón en punto muerto. Lo arranca de su pecho y lo manda lejos, a su infancia, quizá. A algún recuerdo de algún verano. A buen recaudo. No lo puede dejar donde está. Si lo hace, se para.

 

Vale.

Al revés también pasa. Es unisex. Unisox y unisax.

Cualquier mafioso de medio pelo, de cualquier serie de medio pelo, tiene más sentido de la lealtad y la palabra.

Y es más empático.

Es lo que hay.

 

Volvamos a las ventas y por qué debes preocuparte más de las personas que de tus cosas.

Debes hacerlo por una sencilla razón. La mayoría de la gente no lo hará.

Tela de araña masterclass.

Isra Bravo.

*Copywriter Isra Bravo