Lo que un yonki te puede enseñar de ventas

Lo que más me llamó la atención del libro “Yonqui” de William Burroughs fueron dos cosas.

-Que estar colocado le llevaba a un estado de felicidad absoluta y que podría pasarse toda la noche mirando sus zapatos. Sin hacer otra cosa.

-Que ser yonqui tiene una gran ventaja: Todo deja de preocuparte excepto conseguir tu dosis.

Alquiler, pareja, trabajo, hijos, impresionar a los demás, caer bien, caer mal, ser feliz, regalar bonus,”enamorar” a tus clientes con textos “irresistibles”, pedir que den «me gusta» a la manita esa que coloca youtube en los vídeos….

nada… ni una preocupación de esas. Todo te da igual.

Solo un objetivo, conseguir otra dosis.

La verdad, como nunca he sido yonqui, pues no me lo había planteado de ese modo. Supongo que esa es una de las ventajas de leer a gente brillante y no a gente aburrida.

 

Bien.

Cuando tenía unos 16 años acompañé muchas vences a mi padre al barrio de Chueca, en Madrid. Ya por entones era el barrio gay, pero no era tan festivalero ni “comercial” como ahora.

Mi padre llevaba la representación de varias cervezas de importación y las vendía por los pubs de la zona.

Una tarde llegamos a uno de los sitios de moda de Chueca. Había una cola de vendedores para vender sus cosas.

El encargado tenía cara de aburrimiento.

Todos sacaban su libreta, le hablaban de las ofertas, de los grandes productos, de lo barato que se lo dejaban, del margen que tendría y bueno… pues allí estaban.

Algunos vendían, otros no, en general, pedidos pequeños.

Mi viejo era como Burroughs, solo tenía un objetivo. Uno solo.

Así que me dio una gran lección de ventas aquel día…

-Hijo, ¿sabes qué es lo que menos soporta el encargado de una discoteca de moda?

-No sé…

-A los borrachos y a los comerciales. Si entras como un borracho o como un comercial, estará deseando mandarte a tomar por culo. Grabate eso a fuego en tu dura cabeza.

Bien.

Para los que lo han entendido y quieren aprender copywriting y quieren aprender a vender:

Copywriting para atrevidos

Isra Bravo

*Copywriter Isra Bravo