No necesitas talento natural para disfrutar de montones de atenciones y ventas.

La gente se complica mucho con esto de las ventas.

Cuidado que los vendedores mienten.

Persuadir es manipular.

No hay que vender hay que ayudar…



A ver, pues no sé. No tengo ni idea, no he estudiado marketing.

Pero si se engañan hasta los matrimonios no sé porqué nos ponemos tan sensibles cuando nos intenta engañar un desconocido.

Habrá gente que engañe y gente que no.

Es lo que hay.



Pero mi opinión no solicitada de hoy es mucho más útil ofenderse menos y mirar más.

O sea, aprender de los que venden mucho.

Aprender, digo.



Vender es algo que se hace desde que se nace y como todo, hay gente a la que se le da mejor y gente a la que se le da peor.

Pero por suerte, cualquiera lo puede acabar haciendo muy bien.



Si en tu grupo de amigos nunca veis la película que tú quieres, no sabes vender.

Si al salir a ligar no ligas nunca, no sabes vender.

Si cuando alquilas un piso jamás logras bajar la renta u otro tipo de beneficios, tampoco sabes vender.

Si siempre cenas lo que dice tu pareja no sabes vender, ni tienes personalidad.



La venta y la vida es la misma cosa.

Algo que no podemos separar.

Es perder el tiempo.

Por tanto el que vive, vende y el que vende siempre puede mejorar.

Siempre, sin excepción.

No son dones cósmicos que les caen del cielo a los elegidos.

Habrá casos, pero no he conocido ningún vendedor que no se haya dado hostias monumentales.

Y que no fuere un pardillo.

Y que no vendiera ni una escoba.

Esto es así.



Total, para aprender a redactar anuncios que llamen la atención de tu publico tampoco se necesita la varita mágica del talento salvaje.

Se necesita aprender.

Aprender, digo.

No copiar sin saber lo que se hace

Ni rellenar cuatro palabras en una plantilla flotante, fosforescente y adolescente.

En mi masterclass para crear anuncios que voy a dejar de vender el 15 de julio enseño cómo se escriben anuncios que atraen gente.

Si te interesa, es aquí:

Masterclass anuncios rentables.

Isra Bravo.

*Copywriter Isra Bravo