Puedes confiar en mí, no te quiero vender nada

Hoy voy a dar un consejo no solicitado. Y dos solicitados.

El no solicitado.

Desconfía de todo aquel que te diga que no te quiere vender nada.

 

Esto te lo digo porque cuando trabajé en Porcelanosa tenía un jefe que era muy bueno en ventas.

Y cuando llegué allí, a la tienda, me miró y me dijo muy serio.

-Mira, chaval. A mí me da igual que los pardillos de recursos humanos te hayan contratado. Te puedo despedir cuando quiera.

-Entiendo.

-No quiero pardillos a los que no le gusta vender. ¿Sabes qué me molesta profundamente?

-¿Qué?

-Los que dicen, puedes confiar en mí, no te quiero vender nada. Como si vender fuera algo malo. Pues no es malo. Esa gente no es de fiar. Todos vendemos. Vender es muy bueno. Vender te debe entusiasmar. A la gente le encanta comprar y un vendedor tiene la obligación de que le encante vender.

-Entiendo.

-¿Pero sabes por qué a la mayoría de la gente no le gusta vender?

-No sé.

-Pues eso, no saben. Entonces parecen desesperados y resultan incómodos. La mejor venta es la que no parece venta, pero tú en tu interior debes amar la venta. Que te quede claro. Y no aburrir. Los vendedores malos son aburridos. Si aburres te largas de esta tienda.

 

Joder. Vaya repaso me dio nada más empezar.

 

Bien.

El otro día me mandó un mail una chica que me dijo:

“Hola Isra. Me vuelven loca tus emails. Pero reconozco una cosa, odio vender. ¿Algún consejo?”

 

Sí, dos.

Yo vendo cursos de copywriting, esto significa que vender vas a tener que vender. No va de poetas, ni de que te guste hacer “amigos” virtuales, va de vender.

O sea, que si no tienes nada que vender, no lo compres.

Esto no va de escritores frustrados. Va de ventas.

Y dos, si aprendes cómo vender con las palabras y/o cara a cara, pues lo mismo te quitas prejuicios y complejos.

Vender es divertidísimo.

Eso sí, tampoco va de fórmulas ni de amores de colores, va de emociones y reacciones.

Lo explico a fondo aquí:

Copywriting para atrevidos

Isra Bravo

*Copywriter Isra Bravo