Sobre mi cliente Abel Micheletti…

Estos días pasados he compartido parte del tiempo con Abel Micheletti
Abel es un gran cliente y un tipo cojonudo.
Sé dedica al tema inmobiliario.

 

Vale, ¿y?
Me contó, son interesantes.
Lógicamente, si las cuento es porque le parece perfecto que lo haga.
No soy la vieja del visillo. Nada de lo que nadie me cuente o escriba sería público sin el consentimiento previo de la persona interesada.

Bien.
Abel estaba vendiendo hace 13 años una propiedad millonaria de una persona muy famosa. A esa persona famosa no la vamos a nombrar, pero da igual.
El caso es que Abel llevó al cliente a ver la casa del famoso.
Y el cliente iba junto a un amigo misterioso. Un tipo muy alto y con barba vestido con una túnica negra.

A ver, cosas de ricos. Los ricos a veces compran casas de varios millones de euros y llevan amigos gigantes y barbudos y con túnicas.
El de la túnica no abría la boca, pero Abel sabía que ese tipo tenía una opinión solicitada en este caso, de muchísimo peso.

¿Y que pasó?
Qué el barbudo y gigante y con túnica, el día de la visita se había sentado en una mesa que estaba en el jardín.
Y cuando todas las partes estaban de acuerdo, el cliente de Abel dijo que se podían llevar todo lo de la casa, menos la mesa donde se había sentado su amigo barbudo y gigante y con túnica.

Vale.
Puesel famoso dueño de la casa en ese momento, dijo que no. Que esa mesa era importante para él y que la mesa se iba con él.
El comprador decía que mesa o nada.
El vendedor decía que sin mesa o nada.
Hablamos de una mesa que apenas tenía valor económico en una operación de más de 3 millones de euros.

¿Pero que valor tenía?
Emocional.
Al final, ganó el famoso, pero no por ser famoso. Gano porque por sus cojones se llevaba la mesa o no vendía.
No tenía problemas de dinero, tenía un problema de mesas.

Ahora, en mi curso de copywriting, que enseño a vender y negociar, te digo muchos ángulos donde te llevas tu la mesa.
Tengas dinero o no lo tengas.
Tengas un amigo barbudo y gigante y con túnica o no lo tengas.
Saber vender no es importante para un negocio, lo es todo.
Si buscas ayuda, mira aquí:.

Curso de copywriting

Isra Bravo.

*Copywriter Isra Bravo