Un anuncio extremo que te incita a ser ignorado

Hace un tiempo, un tipo que sabe mucho de negocios online me comentó el resultado de una de sus campañas.

Un resultado muy bueno.

Un anuncio muy bueno.

Uno de esos anuncios que inevitablemente captan la atención de la gente.



Lo mejor de aquel anuncio no es que fuera muy bueno.

Tampoco es que funciona muy bien.

Lo mejor de aquel anuncio es la manera en que incitaba a ignorarlo.

La forma natural en que lo hizo.



No puso cosas tipo…

“No leas este anuncio”.

“Esto no te interesa si no quieres vivir la vida de tus sueños húmedos”

“Esto es para ti si tu abuelo es una bicicleta de montaña”



No, no, no.

Nada de eso.

No iba por ahí el asunto.

Era un anuncio inteligente que captaba la atención de los listos y de los menos listos.

Un anuncio inteligente no insulta la inteligencia de nadie pero tampoco te pide esfuerzos intelectuales.

Entre otras muchas cosas.



El caso es que desde que lo leí lo he adaptado de muchas formas y los resultados son siempre grandes.

Recetas, ropa, abogados, etc, etc.

Hay muchas formas de adaptarlo y el ángulo es realmente bueno.



Ese anuncio de solo tres líneas lo tengo puesto en la parte final de mi masterclass para redactar a nuncios.

Y también está el nombre y web de la persona que lo hizo.

Habrá, como en todo, gente que le sepa sacar partido y gente que no.

Pero si lo implementas y trabajar de verdad sobre la idea, es muy probable que le saques partido, mucho.

Hacer un anuncio que incite a ser ignorado y hacerlo bien, no es nada fácil.

Pero creo que cuando veas este sabiendo los buenos resultados que logra y pienses cómo adaptarlo para ti, no te debería costar demasiado hacer algo potente y rentable.

Bien.



Esta masterclass de anuncios rentables la voy a descatalogar el día 15 de este mes de julio.

A las 23:59h de ese día la dejaré de vender. ¿Parasiempre? Dicen que no hay nada parasiempre, pero yo no estoy de acuerdo con eso. 

En caso de interés, mira aquí:

Masterclass anuncios rentables

Isra Bravo.

*Copywriter Isra Bravo