Una relación obsesiva que me hizo mejor copywriter

Mira.

Tenía una novia que le gustaban tanto los uniformes, que “le ponía” (según sus propias palabras, no se ofendan los guardianes de lo correcto) hasta el mío de reponedor en hiper usera.

Era un uniforme horrible de pantalón azul oscuro y camisa azul clara.

Pues el caso es que cuando me veía con el uniforme, se le empañaba la cabeza.

Se volvía loca.

Me deseaba como si fuera el último hombre sobre la tierra.

Repito, era el uniforme de reponedor del hiper usera. De un puto supermercado.

No era el de un policía.

Ni el de un bombero.

Ni el de un militar de alta graduación.

Ni el de un diplomático de país exótico.

Era el uniforme que nos daban a los más tontos de la empresa, en una empresa donde el único listo era el jefe.

 

Bien.

Pues según aquella novia, los uniformes, eran… cómo decirlo sin caer en spam…

Bueno, ya me entiendes… me entiendes, ¿no?

Pues eso.

Supongo que ella soñaba con el uniforme de la Guardia Real británica, pero se tenía que conformar con el mío.

 

A ver, esto de los uniformes es muy muy viejo.

Que si la enfermera, que si el bombero.

 

Bueno, dicen que es por un tema de autoridad.

Por eso mucha gente se disfraza.

¿Pero qué pasa si te disfrazas con intención de que no te pillen?

O sea, ¿tratando de ser lo que no eres?

Pues que haces bastante el ridículo cuando te pillan.

Y te acabarán pillando, no lo dudes.

Y hacer el ridículo es muy malo para las ventas.

Es un sentimiento muy complicado de manejar. La vergüenza.

 

Por eso, en mi curso de email marketing hablo de diferentes formas de crear autoridad utilizando los emails que casi nadie aplica.

Es mejor complicarse mucho la vida, claro.

Venga, en serio, para los mayores…

Cuando haces esto, lo que pasa es que tu autoridad a los ojos de los demás, aumenta.

Y con ello, las ventas. Suele ir muy unido.

Para que sea realmente efectivo, lo único que necesitas es no querer disfrazarte de lo que no eres.

Es simple, pero pocos lo entienden:

Curso de email marketing

Isra Bravo

*Copywriter Isra Bravo