Unas hostias, un robo y un curso

Ayer me mandaron un mail, copio y pego:

«Hola Isra. 

Te descubrí en el blog salmón. 

Nunca había oído la palabra copywriting. 

Soy lector del blog salmón desde hace años, el mejor blog en español sobre economía, así que cuando te leí pensé… ¿quién co* es este tío y qué hace aquí? 

Pero decías cosas inteligentes y pinché en tu web. Hasta hoy. Tengo unos 100 emails tuyos archivados en una carpeta. 

No te voy a decir lo bueno que eres. De pequeño veía a Michael Jordan y quería ser jugador de baloncesto, desde hace tres meses quiero ser copywriter. Con eso te lo digo todo. 

Eso es inspirar y lo demás es tontería. 

Al grano ¿crees que alguien que no sabía lo que era el copy hace tres meses puede llegar a vivir de esto? 

Puedes ser sincero, pienso comprar tus cursos igual.

Armando”. 

 

 

Pues cuando era pequeño, unos macarras de mi barrio abriero un gimnasio.

Su reclamo era un curso de defensa personal de cuatro semanas. Después del curso, serías duro como un ex-militar albanokosovar.

 

Bien.

Los chavales descerebrados que crecimos en los 80 éramos muy de Karate Kid y claro, la idea de que en cuatro semanas supiéramos defendernos de cualquier ataque callejero, era como ligar.

Un sueño nocturno.

Hice el curso.

 

¿El resultado?

Pues mira, muy bien.

Le decía a todo el mundo que sabía defensa personal.

Si hubieran existido las webs habría puesto un puño en el logo. Para dejar claro que era muy defensor y muy personal.

Total, un día salí a la calle con Ricardín. Que era igual de pardillo que yo. Y se nos acercaron cuatro chavales mayores para pedirnos el balón.

Les dije que no con la seguridad de mi recién adquirida habilidad de defensa personal.

El caso es que nos dieron de hostias y se llevaron el balón.

 

A ver, para entendernos.

¿Se puede ser copywriter? Perfectamente.

Pero si crees que eres copywriter porque pongas en tu web “copywriter profesional” y te hayan clavado sueldo y medio en un curso, pues lo mismo te dan una hostia y te quedas sin el balón.

Es lo que hay.

El tema es no pasarte de listo ni de tonto.

Un equilibrio.

Y sobre equilibrios, en el módulo I del curso te enseño una cosa sobre un bailarín de salsa que lo mismo te interesa.

Es para vender más.

Copywriting para atrevidos

Isra Bravo

*Copywriter Isra Bravo