3.500. Euros. Ayer

Mira,

Cualquiera que sepa de ventas, sabe que hay que saber susurrar.

No a los caballos.

A los clientes.

Les susurras aquello que tiene una gran importancia.

Si has vendido por teléfono o por la calle, sabes que es así.

Susurra.

 

Te lo cuento porque hace unos días recibí una opinión no solicitada sobre mis audios para Lucía.

Los audios donde le susurro a una amiga cosas que haría para que los clientes hagan cola y no al revés.

Bien, el email me lo manda José F. que forma parte del equipo de magnetizads. com copio y pego omitiendo cosas que no vienen al caso y son privadas:

 

“Hola Isra!

Compré tus audios a Lucía. Los he oído 8 o 10 veces.

Quizá alguna más.

Aplicando algunas cosas a un cliente facturamos ayer 3.500€.

Estoy flipando.
Yo mando tráfico de pago normalmente, esto lo hemos hecho sin invertir en publi.

0€.
Estoy aprendiendo mucho contigo.

Muchísimo, hasta fantaseo en reconvertirme 100% en copywriter
Gracias mil!

José F”.

 

Bueno, en esa agencia han escuchado mis consejos y han facturado 3.500€ gracias a invertir 29€ en mis audios.

¿Pasará esto contigo?

Pues no tengo ni la menor idea.

 

No sé si tú también aprenderás mucho conmigo o no.

No sé si vas a implementar o no.

No sé si lo que vendes le interesa a alguien o no.

No sé si tu producto luego es bueno o no.

Por saber, no sé ni el tiempo que hará esta tarde en Gijón.

 

Ahora, sí puedo decir algo, los 5 audios que le grabé a mi amiga Lucía, no los grabé para “quitármela” de encima.

Fue más de una hora de audios.

Lo hice para realmente ayudarla.

Y no te asustes, no te voy a venir con el rollo de que “mi misión en la vida es ayudar porque soy tan buena persona que cuando duermo en un hotel la ropa de cama se convierte en la Sábana Santa”.

 

Nada de eso.

A Lucía le ayudé porque es mi amiga y me pidió un consejo.

Y le di la mejor información posible, vamos, lo que haría cualquier persona normal con un amigo.

Si te interesa ver de qué van estos audios, es aquí:

Conversación privada

Isra Bravo

*Copywriter Isra Bravo