Aprender copywriting de una geisha

Anoche empecé un libro, Noches de Tokio, de A. Luis Gómez Molero

En la página 3, primera lección de ventas.

Mira,

Conocí a Luis porque compró Copywriting para atrevidos, nos intercambiamos mails en soporte y en uno de ellos, descubrí que era escritor y que tenía una novela recién publicada hablando de su vida en Tokio. 

Me fascina Tokio. 

En breve vuelve a la ciudad y es posible que lo vaya a visitar. 

A Tokio y a él, a los dos. 

El caso es que me mandó el libro a casa, con una dedicatoria fabulosa como solo un tío que se marchó a Tokio hace un montón de años sin un duro, sin conocer a nadie y sin billete de vuelta, puede hacer. 

 

Y, sobre la página tres que te ayuda a vender: 

Kaori tenía otra cosa en común con aquellas damas:

Ella tampoco hablaba.

Sabía escuchar, es cierto. Y quizá sea lo más extraño.

También podía decir no con un sí, y sí con un no. Pero la mayoría de las veces, incluso cuando la preguntaba: 

¿Qué hay, Kaori? ¿Cómo te fue hoy en el trabajo?, me contestaba «Quizás».

Y a lo mejor, digo yo, eso también era extraño

 

Bien. 

Casi nadie es como Kaori. Una persona que sabe escuchar de verdad es extraña. 

Si observas la mesa de al lado, verás que cuando uno habla, los otros no están escuchando, solo están esperando que se calle para hablar ellos. 

La gente solo espera su turno. 

Están constantemente haciendo cola. Para entrar al médico, para comprar el pan, para sacar dinero, para hablar…

Me encanta. 

Es una de las cosas que más me gusta de nuestra naturaleza. 

Casi nadie escucha a nadie. Es sorprendente. 

Y es buenísimo para vender una vez aprendes a poner “oído”. Buenísimo. 

Le veo tres salidas a este tema:

 

-Pertenecer al grupo, “hago cola como forma de vida y estoy deseando que te calles para hablar yo”. 

-Puedes ponerte triste porque la gente te parece “egoísta”. Lo veo dramático e innecesario, realmente. 

-O puedes aprender copywriting y ganar dinero mientras escuchas a los demás contando cosas que, prácticamente, solo les interesan a ellos. Y a ti, si eres inteligente. 

 

Las tres son respetables. 

Si necesitas ayuda para la última, mira aquí:

Copywriting para atrevidos

Isra Bravo

*Copywriter Isra Bravo