Cómo hacer que un muerto siga siendo cliente

Tengo un amigo que acaba de perder a su padre. Ha muerto.

Era un hombre muy mayor. Ley de vida y eso.

El caso es que mi amigo quiere dar de baja el teléfono que tiene con Oran ge.

No hay manera. Fue a una tienda oficial y les dice:

-Hola, quiero dar de baja a mi padre.

-No puede ser, tiene que darse de baja el titular.

-Ya, pero es que ha muerto.

-Ah, pues entonces tiene que llamar a nuestro número de atención al cliente y hablar con el departamento de bajas.

 

Pues nada, llega a casa y les llama.

-Hola, quiero dar de baja a mi padre.

-No puede ser, tiene que darse de baja el titular.

-Ya, pero es que ha muerto.

-Un momento por favor…

 

Música.

Más música.

Música hasta odiar la música.

 

-Hola, indique el nombre de su padre.

-José tal tal tal

-Un momento por favor.

Música taladrando su cabeza.

-Señor José, me quedo con su número para llamarle en cinco minutos, que tenemos un problema con el departamento de hombres muertos.

 

Bueno, eso último no lo dijo pero algo así.

 

¿Qué pasó a los 5 minutos?

Que le llamaron… una máquina.

-Hola, le agradecemos su llamada al servicio de atención al cliente. Nos ponemos en contacto con usted para que valore nuestra atención. Si está satisfecho pulse 1…

Colgó.

Un mes después, su padre sigue muerto pero dado de alta.

 

Bien.

Esto te lo cuento, porque en el boletín de junio te explico una manera muy simple, que siempre utilizo con clientes, para saber si tu lista merece la pena o la gente que estás captando de facebook ADS es peor que el servicio de bajas de un operador telefónico.

Es una manera de saber cómo de viva está tu lista.

Lo puedes utilizar para comprobar en tu lista (solo para algunos casos, si ya te compran esto no te hace falta ni tiene sentido) o se lo puedes ofrecer a clientes.

No es una encuesta. En las encuestas la gente miente.

En todo caso, el boletín va junto al curso de email marketing, fecha límite el 30 de junio.

Si te interesa, es aquí:

www.emailparatrevidos.com

Isra Bravo

*Copywriter Isra Bravo