El nivel del copywriting en España y el circo online

Fíjate.

El otro día, estaba viendo un vídeo de copywriting tan aburrido que le pregunté a Raúl, el hámster de mi hija, si me prestaba su rueda para ponerme a dar vueltas.

Me dijo que sí.

Bien.

 

Esto te lo cuento porque cuando era pequeño, uno de mi clase, que era muy espabilado, se dio cuenta de una cosa antes que ninguno, mira…

Se fijó que si le lanzabas balonazos a las niñas, pues les llamabas la atención, pero conseguir lo que querías, no lo conseguías.

¿Y qué querías?

Pues que te “hicieran caso”.

O sea, que te hicieran “caso, caso”, ya me entiendes. No solo que te miraran porque les dieras un pelotazo, querías que te hicieran caso, caso.

Entonces, el espabilado nos dejó la pelota a los descerebrados y se acercó a las chicas de manera mucho más “fina”, ya sabes.

Sabes, ¿no?

 

Bueno.

Esto es como cuando te quieren vender un curso de productividad. Te repiten 50 veces que vas a ser más productivo.

Pero a ver, una cosa es hablar de productividad y otra es vender un curso de productividad hablando de productividad.

¿A quién coño le preocupa la productividad?

Lo que queremos es más tiempo para no hacer nada.

No es lo mismo. Hay que profundizar. Hay que entender las cosas. Hay que dibujar en las cabezas humanas de la tierra.

En fin, pues eso pasa con todo. Ese es el nivel del copywriting en España. De momento. Es bajo, pero bajo, bajo, bajo.

Me refiero al entorno online, fuera del circo hay talento desde hace muchos años.

Algunos trabajan para que el nivel realmente suba. Otros trabajan para que sus alumnos salgan sin saber diferenciar un copywriter de un electroduende y encima crean que saben algo.

 

Ojo, tiene mérito.

Otra cosa, tengo un curso.

Es un curso raro. Quiero decir, no cambia vidas ni nada de eso.

Es tan raro que recibo bastantes emails diciéndome… “qué pena no haberte conocido antes...”

Por cierto, si te interesa, es aquí:

Copywriting para atrevidos

Isra Bravo

*Copywriter Isra Bravo