Esta frase la odian todos los vendehumos

Cuando trabajaba poniendo pladur tenía un jefe que te descojonabas con él. 

Esos trabajos los solía pillar en verano. Cuando tenía 18 años y vivía con mis padres. 

Imagina 42 grados, Madrid centro, descargando camiones con placas de pladur. Y luego montarlas, claro. 

Pues el jefe, de vez en cuando, se pasaba por la obra para recordarnos algo básico…
algo que todo el mundo debería tener presente, algo que muchas veces se nos olvida.

¿Qué cosa?

El tío llegaba, nos miraba y decía…

Desde luego, el que vale, vale y el que no, albañil. 

Jajajajjaja

Que cabrón. Se reía solo. 

El que vale, vale y el que no, albañil. 

 

A ver, que yo entiendo que en esta sociedad tan políticamente correcta, donde todos somos maravillosos seres de luz, capaces de vivir de nuestra pasión y nuestros sueños, decir eso, puede ser contraproducente. 

Yo entiendo que si tu misión es transformar la vida de miles de seres humanos de la tierra y de 15 razas de animales de granja, pues comentarios como el de mi ex jefe te parezcan muy ofensivos. 

Pero a mí me parece que están muy bien. 

Yo creo en la disciplina, en los sistemas y en el poder de conocer tus limites. 
Ahí está el poder, en realidad. 

 

¿El rollo ese de tú no tienes límites?

Mira, los psiquiatras más respetables del mundo dicen que a los seres humanos, hasta los 5 años, nos tienen que decir que no tenemos límites, que somos los más guapos, los más listos, los más importantes… hasta los 5 años. 

Hasta esa edad, no solo no es malo, es que es muy positivo para nuestra autoestima en un futuro. 

Pero, a partir de esa edad y poco a poco, conviene ir conociendo el límite, que no somos los más guapos, los más listos ni los más importantes… 

y así, puede que realmente hagamos algo con nuestra vida que nos haga sentir plenamente satisfechos. 

Sea lo que sea lo que a cada uno le llene. 

¿Y el copywriting? 

Pues cuando conozcas los límites de tu cliente ideal, venderle lo que sea que vendas, es muy sencillo. 

Copywriting para atrevidos

Isra Bravo