Esto es lo que vende una suscriptora de mis formaciones

Pues mira, ayer me llegó un email del que no sé su identidad, excepto que se llama José:

“Hola Isra,

Decirte que llevo tres meses leyendo tus emails todos los días. Y muchas veces los leo varias veces al día jejeje

Siento mucha afinidad contigo aunque no nos conozcamos.

Te quería hablar sobre esto de las ofertas que comentas estos días. 

Pocos prestan atención a la psicología post-venta y lo que esperar del cliente nuevo y/o recurrente.

Me dedico a vender formación en ventas presenciales aunque las vendo online.

Actualmente vendo unos 15 cursos a la semana por la web. Así que como te podrás imaginar no se me pasa por la cabeza que llegue la semana del Black Friday y dejarlos por la mitad. 

No es por dejar de ganar en el corto plazo, pues sé que vendería bastante esa semana, lo digo por lo que lo digo. Tú seguro que me entiendes.

Un abrazo”.

 

Esta opinión no solicitada de José me apetecía compartirla. Cada uno que saque su propia conclusión.

 

Otra cosa.

También recibí otro email, de Marina, una suscriptora de mis formaciones de la que ya hablé este tiempo atrás y que está al frente de psicosupervivencia.

Me contó esto sobre su nuevo curso, estaba muy contenta y también me apetecía compartirlo:

«¡Isra! Te resumo la situación de mi último lanzamiento:

Una página de ventas escrita con tu curso.

Mi misma lista de solo 2700 personas a la que llevo vendiendo todos los días desde septiembre.

81 ventas con siete mails. Cero afiliados, cero vídeo trainings, cero Facebook ads.

Y desde el 8 de septiembre, cuando empecé a implementar tus técnicas, he facturado…

… XXX (no vamos a decir la cifra, pero piensa por encima de 30.000 mil euros para no quedarte corto).

En dos meses y medio.

Esto es un fallo en la Matrix, ¿no?

Da hasta miedo.

Deberías vender más caro.

Abrazo y buena semana,

Marina”.

 

Bueno, quizá pronto venda más caro.

De momento, las técnicas de las que habla Marina están aquí:

Suscribirse 

PD: El caso del suscriptor que dobló sus ventas (más del doble) siguiendo la estrategia que explico en Noviembre, con su nombre, apellidos y datos concretos, no es Marina, lo que sí tienen en común es que venden mucho y no rebajan nada. Tampoco son copywriters. Ellos venden (mucho) todos los días y ya está. Si te interesa, mira aquí:

Suscribirse 

Isra Bravo