Extraordinaria lección de ventas de un granjero lo suficientemente sabio como para parecer un loco

Esto que te voy a contar es muy bueno para vender online.

Mira.

Lo leí hace muy poco. No sé si será un cuento popular.

No lo sé.

No importa.

 

Es la historia de la buena suerte o la mala suerte.

Un granjero tenía un caballo. Era el único del pueblo que se lo podía permitir.

Bien.

 

Pues un día, el caballo se escapó.

Entonces todos los del pueblo dijeron… “Oh, qué mala suerte, has perdido a tu caballo”.

Y el granjero respondió… “Bueno, a lo mejor ha sido mala suerte, pero a lo mejor ha sido buena suerte. Nunca se sabe”.

Al día siguiente, el caballo vino acompañado de otro caballo y toda la gente en el pueblo dijo… “Oh, vaya afortunado que eres, se fue tu caballo y vino de vuelta con otro”.

Pero el granjero dijo… “Bueno, a lo mejor ha sido buena suerte, pero a lo mejor ha sido mala suerte suerte. Nunca se sabe”.

Al día siguiente, el hijo del granjero, un chaval de 20 años, se montó en el nuevo caballo.

¿Qué pasó?

Se cayó y se partió la pierna.

Entonces los del pueblo, que se conoce que no tenían otra cosa que hacer que estar todo el día mirando al granjero dijeron… “Oh, que mala suerte, su hijo se ha partido la pierna por culpa del caballo nuevo”.

Pero claro, el granjero era un granjero sabio y respondió… “Bueno, a lo mejor ha sido mala suerte, pero a lo mejor ha sido buena suerte. Nunca se sabe”.

Y al día siguiente fue el ejercito al pueblo del granjero, también a su casa, claro, para reclutar a todos los chicos a partir de 20 años para ir a la guerra.

Pero claro, el hijo del granjero no pudo ir porque tenía la pierna rota.

 

Fin de la historia.

 

Esta gran historia es una forma fantástica de resumir que no hay certezas.

Sencillamente, nunca se sabe.

No podemos esperar favores ni zancadillas de la buena o mala suerte.

Lo único que podemos hacer es ser constantes, pues la vida es una montaña rusa.

No hay más.

Y la forma más segura de sortear todo lo que se avecina, es el trabajo, la constancia y los sistemas.

 

Por eso, en mi formación de noviembre, vamos a ver un caso al detalle, de cómo aumentar las ventas con un sistema.

Ni con un truco, ni con un lanzamiento, ni esperamos que los planetas se pongan de nuestra parte.

Nada de eso.

Es un sistema, una filosofía. Una manera de creer en lo que haces y ofrecerlo al mundo. Y lo mejor de todo, siempre trae resultados.

Habrá días buenos, habrá días malos, pero no dependerás de la suerte, dependerás de ti. Y ese es nuestro mayor activo.

Bueno, es solo para suscriptores y hasta el día 30 a las 23:59:

Suscribirse 

Isra Bravo

*Copywriter Isra Bravo