Mira, qué mires… pues no miras.

Pues mira.

Si te cruzas con unos chavales que están jugando al fútbol (de esos partidos en los que las chaquetas hacen de porterías), y no te dan ganas de ponerte a jugar con ellos y patear fuerte el balón, es que no has tenido infancia.

Es lo que hay.

 

Y hablando de infancia.

Te cuento algo.

Sin saber que estaba ante uno de los mejores casos de marketing que había visto nunca, me hice socio de un videoclub.

Bueno, mis padres.

Y ese videoclub no hacía 3×2 en alquiler.

Ni te bajaba el precio los lunes.

Ni los martes, ni por su santo.

Tampoco regalaba palomitas.

No hacía nada de eso. Lo que hacía convirtió su modelo de negocio en el videoclub más rentable de toda la zona, sin bajar los precios.

Sin black fraudes.

Sin cuentos.

Tampoco lo subía, porque claro, no puedes utilizarlo constantemente.

Pero lo que hacía, era tan efectivo y tan simple… que no lo imitó ningún otro videoclub.

Ninguno.

 

A ver, te cuento algo:

Yo no creo mucho en los océanos azules ni historias de esas, simplemente porque si algo se demuestra rentable, salen un montón de competidores rápidamente a por su parte del pastel.

Esto siempre ha sido así, toda la vida, y con internet pues todavía es más rápido.

Algunos eso lo llevan bien y compiten con honor, otros son cutres y débiles. Pero competencia vas a tener y no sirve darle más vueltas.

Es algo bueno, además.

Pero lo que muchas veces la gente no ve, son los sistemas más sencillos y simples del mundo, aunque los tengan delante.

 

¿Es porque sean idiotas?

Pues no, al menos no siempre, no todos.

No tiene nada que ver con eso, es sencillamente porque muchas veces las mejores ideas y estrategias las tienes delante pero hasta que no te dicen, mira, qué mires… pues no miras.

Y una de esas estrategias, la cuento al detalle en mi formación de noviembre.

En esta formación te cuento, qué hizo ese videoclub y además, un caso real de un suscriptor que aplicó esto mismo de lo que hablo.

 

¿El resultado?

Aumentó sus ventas, más del doble, en menos de un mes.

Aquí te puedes suscribir, por si te interesa:

Suscribirse

Isra Bravo

*Copywriter Isra Bravo