La seta de Mario Bross y por qué casi nadie sabe lo que vende

El martes pasado me invitaron al congreso de agentes de viajes y lo pasé muy bien.

Como siempre, Pepe Díaz y demás, estuvieron fabulosos.

Y en una de las preguntas, conté algo que, si te fijas, pasa mucho.

Resulta que hace poco le compré a mi pequeña una consola y un juego de Mario.

Ya sabes, el del bigote que da saltos.

Y en uno de esos juegos, (no soy ningún experto en este juego ni en ningún otro, no te sé decir mucho más) hay una seta.

Una seta que Mario se come y le dan alucinaciones, digo poderes, y se hace mucho más grande, mucho más fuerte e inmortal.

Oh

 

Si algo podría matarle en circunstancias normales, cuando come la seta, no lo mata, solo le devuelve a su tamaño normal.

Es algo así, tampoco me hagas mucho caso, pero es algo así.

 

Bien.

Si tú le pides a la mayoría de las personas de la tierra humana (esto incluye a muchos expertos en marketing que pasean por la red) que te vendan este juego, ¿qué hacen?

Pues te cuentan lo que hace la seta.

Pues la seta esto y la seta lo otro.

Y la seta es muy mágica y te cambia la vida y su misión es ayudarte y soy tan buena persona que me aplauden hasta las mariposas y las setas cuando me ven.

Pues no.

 

La seta da igual.

Lo que hay que contar, es en lo que se transforma Mario.

Si quieres vender el juego, hablas de Mario.

De la seta, no.

De Mario.

 

Lógicamente, esto se puede explicar mucho más a fondo, pero no en este email.

Para lecciones de pago que puedas aplicar a tu negocio cada día, mira aquí:

Curso de copywriting

Isra Bravo

*Copywriter Isra Bravo