La tortura para mantener la cordura

Uno de mis trabajos, cuando tenía 17 o 18 años, era desescombrar.

Era una obra de 200 chalets.

Consistía en subir las cuatro plantas de cada chalet, empezando por la última planta, meter los escombros en un saco y cuando lo llenaba bajarlo y volver a subir a la planta donde lo hubiera dejado.

Normalmente, cada planta era unos siete u ocho viajes.

Así diez horas diarias. Todos los días. Había prisa por entregar la obra y trabajábamos todos los días.

La organización era sencilla:

Jefe de obra.

Encargados.

Oficiales.

Peones.

Y yo. El chico de los escombros. Lo más bajo.

Un día, el jefe de obra me dijo…

Chaval, tengo algo para ti.

Cuando me acerqué sacó unos guantes y me dijo…

Protege tus manos, nunca sabes dónde las puedes acabar metiendo

Las tenía llenas de cortes y llagas, pero aquello me hacía sentir duro. Vivo.

Así que pillé los guantes, me los metí en el bolsillo y seguí trabajando sin ellos.

Otro día me vio y me preguntó:

-¿Y los guantes?

-Prefiero trabajar sin ellos.

Por su mirada creo que pensó “no me entraña que no seas ni peón, tarado”, pero me dijo…

-Bueno, tú verás.

 

Me acordé de esto por una entrevista a un preso que pasó tres años en una cárcel del régimen comunista de Venezuela, dijo algo que me llamó la atención…

Agradecía mucho que me molieran a palos. Agradecía de verdad la tortura física

Cuando el entrevistador puso los ojos en blanco le dio una buena explicación…

Era la única manera de sentir que estas vivo.

Cuando te encierran meses en una celda completamente blanca, impoluta y fría, llega un momento en que no sabes si estás vivo o estás muerto, entonces, agradeces mucho que te golpeen.”

-¿Tan duro es aquello? Le pregunta el periodista pardillo.

-Bueno, tú verás…

 

Es evidente que, por malo que sea tu trabajo, por horrible que sea, nunca será peor que ser preso de la locura comunista, ni una centésima parte.

Por eso, no necesitas ningún curso para “ser libre”, ya lo eres.

¿Por qué hacer promesas absurdas que insultan tu inteligencia?

Eres libre de aprender algo que te pueda ser útil, implementarlo y mejorar tu vida tanto como estés dispuesto a hacerlo.

Eso es todo.

Copywriting para atrevidos

Isra Bravo

Recibirás un mail DIARIO sobre copywriting y vender online. Te voy a ofrecer lo que sea que tenga que vender en ese momento. Si no te gusta te das de baja y ya está. Es muy fácil.

Gratis el ebook, Logra más ventas en tu web gracias a una irlandesa borracha