Lanzarse por un balcón para vender online

Ayer salí a tomar algo.

Domingo, sol y una buena terraza donde ver el atardecer.

Todavía hay muchos turistas.

A mí no me gusta demasiado viajar. Prefiero estar en mi casa mirando como viajan los demás. Me gusta ver turistas. Los turistas dan colorido.

Menos los que se tiran por los balcones de los hoteles. Esos son demasiado idiotas incluso para mascotas de pecera.

Aquí no hay de esos. Prefieren sitios de sol garantizado con una piscina a la que lanzarse desde un sexto para poder caer fuera.

El caso es que el viernes pasado, me llegó un mail de un suscriptor que decía así:

Hola Isra. 

Quiero montar un negocio online, quiero vender mis servicios sobre defensa personal. Quiero hacerlo a domicilio. No en un gimnasio. Tengo experiencia en esto y sé que mi servicio es muy demandado. 

Me quiero dirigir sobre todo a mujeres. Creo que voy a comprar tu curso pero antes necesito hacerte una pregunta, yo soy malísimo escribiendo ¿tu curso me servirá de algo?

 

Me parece una buena pregunta porque el curso no te hará mejor escritor de la noche a la mañana.

De hecho, nunca te convertirá en escritor. Ni siquiera malo.

El curso no es para escribir Don Quijote.

Es para que lo vendas.

Es mucho más fácil, rápido, rentable y desde luego, mucho más posible, vender Don Quijote que tratar de escribirlo.

¿Vendes algo?

¿Crees que hay gente ahí fuera dispuesta a sacar su dinero de su bolsillo y meterlo en el tuyo a cambio de algo que estás ofreciendo?

Si es así, perfecto.

Requisitos que hay que tener para aprender copywriting tal como yo lo enseño:

-Más personalidad que la mitad de una sandía plastificada del Mercadona.

-Algo que vender, un producto, un servicio, a ti mismo…

-Ganas de venderlo. Esto parece obvió, pero debes implementar lo que enseño en el curso.

Lo que JAMÁS puedes tener:

-Ganas de lanzarte desde el balcón de tu hotel de vacaciones.

Si cumples todos estos puntos, lo mismo te interesa.

Pasa por aquí y lo ves:

Copywriting para atrevidos

Isra Bravo

*Copywriter Isra Bravo