Lección de odio nazi

Una vez leí un maravilloso cuento.

Breve.

Un cuento del que sacar profundas lecciones de venta.

 

Allá va:

Dos antiguos prisioneros de un campo de concentración nazi se encuentran pasado el tiempo.

Uno de ellos fue a visitar al otro para compartir impresiones después de aquella terrible experiencia.

 

Entonces uno pregunta…

-¿Has olvidado ya a los nazis?

-Sí.

 

El amigo, sorprendido, le respondió…

-Pues yo no. Yo les sigo odiando con toda mi alma.

El otro, le miró y sereno respondió…

-Entonces, aún siguen teniéndote preso.

 

Bien.

Esta historia nos dice muchas cosas, pero la más importante de todas es que nuestros enemigos no son los que nos odian, son aquellos a los que nosotros odiamos.

 

Entonces, en un mundo maravilloso como es este, pero también lleno de gente mediocre que no construye, si no que destruye…

…si tú construyes tu relato de marca, si lo haces fuerte, tú, el tuyo, tendrás cimientos sólidos que nadie podrá tirar abajo.

 

Ni los precios, ni la competencia, ni la crítica, ni siquiera la alabanza, marcarán tu camino.

El camino será el tuyo. Te pertenece.

Y esto es importante porque cuando queremos ser una marca con personalidad, debemos construir nuestro propio relato de marca.

 

Simplemente es ponerse a caminar.

No hay que descubrir un nuevo camino que jamás nadie pisó.

No hay que cambiar el mundo.

No hay que ser mejor que el de al lado.

No hay que ser alguien extraordinario.

Simplemente caminar, eso ya es más de lo que hace la mayoría.

Cuando monté mi negocio solo quería pagar el alquiler y tener a mi hija cerca hasta que decida irse lejos.

Quizá en el fondo era un delirio de grandeza, mi delirio ordinario, pero fue suficiente para construir un relato de marca.

El mío, sencillamente.

Si necesitas ayuda para saber cómo enfocar el tuyo, para ti y para lo que vendas, lo mismo esto te interesa:

Vender historias

Isra Bravo

*Copywriter Isra Bravo