Lección de ventas de dos borrachos en un parking

Supe que algo no iba bien cuando ella gritó…

-Tranquilo, cariño, el coche pasa sin problema.

 

Mira.

Ayer hacía sol y salí a despejarme a una terraza con buena música y vistas al mar.

Al lado de esa terraza, hay un parking.

Y allí estaba esa mujer dando indicaciones a un hombre que pretendía sacar su coche por un hueco imposible.

-Tranquilo, cariño, el coche pasa sin problema.

Solo si ella iba muy borracha podía decir que el coche pasaba sin problemas y solo si él iba muy borracho la podía hacer caso.

Total, antes de llegar a la terraza disimulé un poco para quedarme merodeando por allí y ver, de primera mano, cómo quedaba el coche encajado.

Trataba de sacarlo entre una columna y otro coche. Imposible.

El coche avanzó lento con el “tranquilo, cariño...” y de repente… crac… estaba encajado entre la columna y otro coche.

No podía ir para adelante ni para atrás.

Empezó a pitar.

La mujer borracha se puso la mano en la boca, no se lo podía creer… el vigilante, les gritó algo…

Se arremolinaron varias personas, llegó el dueño del otro coche, llamó gilipollas al borracho, luego vino la grúa…

mientras mi pequeña y yo nos comíamos un helado, mirando.

 

Me preguntó mientras me tiraba del brazo:

-Barbasexy ¿qué le pasa a ese señor?

-¿A qué señor, al que grita y van con gorra, al que grita y van sin gorra o al que está dentro del coche?

-Al que grita y va con gogla

-Pues mira, le pasa que un señor despistado le ha roto su coche y está enfadado, pero seguro que mañana a estas horas ya se le habrá pasado.

-¿Y por qué le ha roto el coche?

-¿Te acuerdas cuando papá le rompió la pierna a tu muñeco pepinito?

-Sí

-Pues por lo mismo, a veces hacemos las cosas sin querer, sin darnos cuenta. ¿Tú te enfadaste conmigo, verdad?

-Sí

-Pero luego se te pasó, ¿verdad?

-Sí

-Pues al señor que ahora grita también se le pasará, como se te pasó a ti y como pasa todo.

Y nos acabamos el helado. Tranquilos.

Esto te lo cuento porque yo no puedo evitar que pase el tiempo, ni que pasen “cosas”, ahora, sí te puedo enseñar bastante cosas, para que mientras pasa el tiempo, tu cliente NO PUEDA pasar de ti.

Quizá quieras comer helado mientras tanto. O no.

Copywriting para atrevidos

Isra Bravo