Líneas de asunto que impactan, gracias a una persona muy mala de mi infancia

Una buena manera de ganar dinero con email marketing, es empezar por el principio.

Bueno, supongo que eso pasa con casi todo, ¿no?

Y el principio del email marketing, podría decirse que es la línea de asunto.

 

No es que las aperturas nos deban preocupar mucho, la verdad…

pero tampoco nos vamos a poner muy pasotas de pega, ni machitos alfa de barrio y que todo nos la suda.

A más aperturas, más gente te lee y más posibilidades hay de vender.

Es lo que hay.

 

Así que es una métrica que, aunque ni mucho menos definitiva, tiene importancia.

Más importancia tienen las ventas, lo sé, pero si te dan a elegir, qué prefieres…

¿Qué te abran el 15% o el 70% de la lista?

Pues eso.

 

Y entonces, cuando yo era pequeño había una conserje en mi colegio.

(No me he dado un golpe en la cabeza, estoy hablando de aperturas de emails).

 

Mira.

Y esa conserje era muy mala.

Y el caso es que a la salida del cole se arremolinaba la gente alrededor de las puertas.

Madres.

Muchas de madres en busca de sus cachorros.

 

La conserje intentó un montón de cosas. Pero un montón.

Desde llamar la atención uno a uno, hasta dar gritos que nadie escuchaba…

abrir las puertas antes…

hacer cola,

quitar la cola…

joder, probó de todo pero nada, la gente no se organizaba.

Pero un buen día, después del parón de las fiestas Navideñas…

 

Y bueno, no sigo ni te digo lo que hizo para captar la atención porque eso está justo en el Módulo III de mi curso de email marketing.

Y en el te cuento cómo hacer para que la gente abra tus emails.

Si necesitas ayuda y quieres utilizar el arma de ventas más rentable que hay en el entorno online, mira aquí.

Email marketing curso

Isra Bravo