Los argumentos de venta que ya no funcionan en la nueva realidad tuitera que jamás compran bajo presión

Ayer perdí 13 minutos en twitter leyendo un debate.

Una mujer decía que no soportaba que le vendieran con urgencia.

Eso de que se acaba el plazo y los bonus y la subidas de precios y tal.

 

Con ella eso no funcionaba.

Prefería el marketing tranquilo.

Muy bien.

 

A ver, hay que tener en cuenta que cuando alguien dice que algo no funciona con ellos, es casi seguro que funciona.

Esto es así. Pero bueno, es igual.

 

En el debate casi todos daban la razón a la mujer contraria en utilizar los recursos de límite de tiempo y/o escasez.

Según sus propias palabras “jamás he comprado bajo presión”

Anda.

Uno dijo, “cada día hay más gente que piensa como tú. Ese tipo de marketing ya no funciona”.

 

Bueno.

Es importante que la gente que no ha tenido negocios y piensa montar uno no pase mucho tiempo en twitter.

Al menos en mi opinión no solicitada de hoy.

Les van a confundir más que otra cosa.

En una red social cualquiera puede abrirse una cuenta y decir lo primero que se le pase por la cabeza con menos experiencia en ventas que Raúl, el hásmter de mi hija.

 

Piensa por un momento que cualquiera puede abrir una cuenta y decir…

Atiende…

“JAMÁS HE COMPRADO BAJO PRESIÓN”

 

Madre mía.

Madre

Mía.

 

El caso es que me acordé de mi amigo el panochita. Un amigo de la infancia.

Pues en el cumpleaños del panochita, que era muy pelirrojo y muy simpático, trajeron 17 bolsas con golosinas para los niños que estábamos en el cumpleaños.

Pero como el panochita era muy carismático nos juntamos 37 niños.

La mayoría feos como centollos. Aunque ese es otro tema.

 

Así que una de las madres dijo, “hagamos una competición, una carrera de sacos, quien acabe la vuelta a la manzana antes de 2 minutos, tiene de premio una bolsa de golosinas y el que no, no la tiene”.

 

Joder con la escasez. Joder con el tiempo. Joder con la presión.

Yo no pillé bolsa.

Pero pillé tres zancadillas, dos golpes en la costillas y una colleja.

También tengo un curso.

No es para niños.

Carta de ventas

Isra Bravo

*Copywriter Isra Bravo