Los grandes copywriters son gente salvaje

Antes de sacar la web y cuando algunas empresas me contrataban para que les llevara sus cuentas de emails o les escribiera sus cartas de venta…

¿Sabes cuántas de ellas me pidieron un curriculum? 0

¿Sabes cuántas de ellas me preguntaron qué había estudiado? 0

¿Sabes cuántas de ellas me preguntaron de dónde había sacado mis conocimientos de copywriting? 0

¿Sabes cuántas de ellas me preguntaron si mi pasión o mi misión era escribir? 0

 

Bien.

Cuando monté la web, igual.

 

Más bien.

Uno de los trabajos más infernales que tuve, y que deberían hacer todos los que aspiran a ser copywriters viendo vídeos y diciendo que les apasiona escribir como gran argumento de ventas, fue…

Cavar una zanja. Tal cual.

Sí, igual que los presos yankis de las películas que salen con el mono naranja.

Mi amigo Mario y yo nos pasamos un verano con 40 grados cavando una zanja para un Hiper Usera que iba a abrir cerca de casa.

Cuando has cavado una zanja a 40 grados viendo como los encargados, que suelen ser todos medio subnormales, te miran con superioridad, aprendes mucho de la naturaleza humana.

 

¿La razón?

Porque el ser humano necesita sentirse importante, y para que unos se sientan importantes, otros deben sentirse desgraciados.

Nada puede evitar eso.

 

Para ser un buen copywriter…

(digo bueno, no conocido porque unos ignorantes que no saben distinguir un copywriter de la alcachofa de la ducha lo digan… o los interesados que se lleven 300€ por recomendar un curso, también lo digan…).

Para ser un buen copywriter… necesitas un ángulo de ventas adecuado.

Un plano mental duro. Frío.

Los copywriters no somos gente especial, mirame a mí, soy un tío aburrido y simple, pero sí necesitas algo… entender la naturaleza humana.

Necesitas ser algo salvaje. No un niño prefabricado.

Sin eso, tus formulitas, tus grupitos privados y tus vídeos, solo te servirán para hacer el idiota, perder el dinero y perder el tiempo. Con suerte, lo mismo haces algún colega con el que irte a cavar una zanja.

 

No tienes porqué creerme, claro, ya te acordarás de este email el día que veas por ti mismo lo que te he dicho en la frase de arriba.

Copywriting para atrevidos

Isra Bravo

*Copywriter Isra Bravo