Los mejores vendedores suelen ser tímidos

Hace unas semanas quedé con un amigo para tomar unas cervezas y me dijo esto (más o menos):

-El problema es que para ser buen vendedor hay que ser una persona con “cara”, entiéndeme a qué me refiero con “cara”, no lo digo de manera negativa, pero hay que tener mucha “cara”.

Te entrecomillo “cara” porque él me hacía el gesto del entrecomillado cada vez que decía “cara”.

Bien.

Es mi amigo, le respeto, pero como todos de vez en cuando decimos una gilipollez, él dijo la suya aquel día.

Una creencia muy limitante es pensar que para vender bien hace falta tener “cara” y que la gente tímida, vende peor.

Pues no es verdad.

Los mejores vendedores que yo he conocido, no eran ningunos “caras”.

De hecho tenían una característica común, antes de lanzarse no se veían capaces de ser buenos vendedores y solían ser tímidos en muchas ocasiones.

Esto es una realidad.

Tú puedes vender si eres una persona tímida. O “rara”. De hecho, si lo haces bien, esa puede ser una ventaja extraordinaria para ti.

Puedes hacerlo mucho mejor que personas con habilidades sociales que crees que tú no posees para la venta.

Es un juego de persuasión. Y eso lo puede hacer alguien de muy diferentes personalidades.

Unos creen que debes ser un “cara” y otros creen que debes ser un poeta diciendo cursiladas en una web.

Nada de eso.

Se trata de vender lo que sea que tengas que vender y ser persuasivo con ello.

No “caradura”, los “caraduras” suelen ser muy torpes vendiendo.

Así que piensa en esto antes de decir que tú no vales para vender.

Es posible que si te ves así, es porque puedas ser realmente bueno en ello.

Los tímidos, los “raros”, los que han vuelto a casa una noche lluviosa pensando que su hogar ya no está dentro de ellos, que alguien les desahució de sí mismos…

esos saben sentir la piel del que tienen delante… esos son los buenos aquí… esos saben de emociones…

Si quieres aprender a utilizarlas para vender, mira aquí:

Copywriting para atrevidos

Isra Bravo

*Copywriter Isra Bravo