Mentira

Hay muchas formas de mentira.

Y esto tiene mucho que ver con vender o no vender.

 

Mira.

La forma clásica de la mentira, algo que todo el mundo puede entender es que alguien te pregunte la edad, digas 28 pero tengas 41.

Hasta aquí, todos de acuerdo.

 

Otra forma de mentir es callar.

Conoces a un hombre, está casado pero se comporta como si fuera soltero.

Exactamente de la misma forma. Dando a entender a la otra parte, que puede tener algo en serio pues él está libre.

Si la otra persona es algo inocente (en el buen sentido) y al ver su comportamiento no sospecha, es posible que las primeras y más intensas semanas, no le pregunte si está casado.

Sencillamente, no lo pensará.

Entonces, el casado podría decir… “yo nunca mentí, nunca me preguntó si estaba casado”.

Sin embargo, estas formas de manipulación son las peores. Confundir sin respetar lo que la otra persona siente, es la forma más cobarde de mentira.

Esto también pasa todos los días.

Hay gente que esto no lo entiende. No son idiotas, son egoístas que viven en su propio microclima.

Este comportamiento, igual que cualquier otra forma de mentira, es unisex, obviamente.

 

Otra forma de mentir, es dejar caer algo malo y falso sobre alguien pero sin decir directamente quién es, pero dejando claro quién es.

Esto son solo ejemplos de formas de mentiras y manipulación.

La gente, miente. Sencillamente. Ya está. No hagamos drama tampoco.

Sin mentir la evolución como especie no habría tenido lugar.

 

Entonces, cuando mucha gente trata de vender, miente.

No lo hacen por ser malas personas, en la mayoría de los casos, sencillamente, no saben cómo utilizar la verdad como argumentos de ventas.

Porque se presenta la verdad como algo aburrido.

Solo hay que ver las RRSS para entender esto.

 

La mentira en ventas también tiene muchas formas.

Puedes mentir poniendo un precio mucho más bajo porque ni tú creas en lo que vendes.

Puedes mentir exagerando en los resultado del producto, pues así crees que resultará más atractivo.

Puedes mentir copiando literalmente a la competencia, sin pensar y sin molestarte en hacer algo por lo que merezca la pena pagarte a ti.

Puedes mentir haciendo un curso, replicando cada palabra y vendiendo ese curso.

Sin experiencia profesional ni vital que lo avale.

 

Bueno.

En mi curso de copywriting vemos ejemplos de cómo utilizar la verdad para vender y cómo hacer que esa verdad sea atractiva.

Eso tiene dos enormes ventajas.

La primera es que vendes mucho más.

Y la segunda no me importa.

Copywriting para atrevidos

Isra Bravo

*Copywriter Isra Bravo