Mi opinión sobre Tony Robbins y la anti-energía.

Ayer vi el documental “No soy tu gurú” de Tony Robbins

Se ven montones de lecciones de venta ahí. Montones.

Robbins es un tío extraordinariamente millonario gracias a su carisma, inteligencia y enorme facilidad de palabra.

Vender no vende nada. Se vende él y punto.

Muy grande el tío. Muy muy.



Bien.

Hay un momento del documental donde demuestra su profundo conocimiento del ser humano, cuando una chica le comenta que ella y su familia estuvieron en una secta donde sufrían abusos.

La chica dice eso en una sala con otras 2500 personas.

Robbins la escucha y le da un discurso motivador de un par de minutos donde le dice que ella es muy fuerte, que tiene mucho valor, mucha luz… y todas esas cosas.

La chica se emociona.

Y Robbins pregunta… ¿puedes ver el amor que hay en esta sala?

Entonces ella mira alrededor y puede ver cómo la miran los demás…

Con ternura, con emoción, como si pudieran sentir su dolor…



Es evidente que si haces esa pregunta en ese momento, todo el mundo tratará de reflejar emoción y empatía en sus gestos, en su mirada. Es imposible de otro modo.

Si Tony Robbins dice que hay amor en la sala, pues hay amor en la sala. Y se acabó.

Sabe perfectamente cómo debe crear el ambiente.



Después hace algo todavía mejor.

Le pide a la chica que elija 3 personas para que sean sus guías.

Las tres que ella quiera.

Así que pilla un tío con rastas.

Un cincuentón con pinta de contable.

Y un treintañero con cara de ser virgen.



Ellos se acercan emocionados a la chica y Robbins les pide que se abracen.

Lo hacen.

Y luego les dice… “durante el próximo año vais a llamar a esta chica, al menos una vez al mes, para ver cómo está. Es vuestra obligación”.

Los 3 elegidos asienten y dicen que lo harán sin duda.



¿Qué pasará casi seguro?

Pues que la llamarán el primer mes.

Tal vez el segundo.

Raro si lo hacen el tercero.

Y el cuarto mes solo lo hará el cara de virgen por si se puede acostar con ella.

Es lo que hay.





Para eso sirven los eventos presenciales de palmas y culto al gurú. Y por eso hay tanta psicología de ventas en ellos.

Y también por eso, cualquier persona con una vida propia…

una cabeza propia..

y unas pelotas propias…

Siente rechazo en un lugar así. Porque eso es la anti-energía.

No es real.

En energía impuesta para que actúes tal y como se espera de ti, que te supere la presión social y hagas el mono un rato para no sentir el rechazo.

Justo lo contrario a lo que te dicen que te venden.

Es la anti-energía.

Bueno, al menos esta es mi opinión no solicitada de hoy.



Si vas a un evento a dar palmas sentirás mucha energía ese día y los 3 o 4 siguientes.

Luego volverás junto donde estabas.

Y por eso me simpatiza Tony Robbins. Lo que hace es muy muy difícil. Y lo hace extraordinariamente bien.



Vale.

En mi masterclass anti viernes negro, hay un muchas estrategias de ventas y la psicología que he aplicado para mi negocio y el negocio de mis clientes.

No hay que dar palmas.

Ni es un subidón de un día.

Es otra cosa.

¿Mejor? ¿Peor?

Ni mejor, ni peor.

Es para gente que tiene un negocio y quiere utilizar su propia cabeza profundizando en la de los demás.

En caso de interés, es aquí:

Anti viernes negro masterclass

Isra Bravo.

*Copywriter Isra Bravo