Por qué algunas creencias explotan en nuestra cara

Hay dos cosas que están bastante claras.

Dos cosas que cuando alguien las tiene claras, pero muy muy claras, pues es cuando tienes serias posibilidades de ganar dinero online.

 

¿Qué cosas?

 

¿Hacer networking en facebook con un montón de amigos virtuales?

¿Automatizar 5 emails y al que no abra el tercero mandarle al quinto y al que no abra el quinto mandarle otra vez el primero pero preguntando qué le ha pasado?

¿Qué por qué no te ha comprado?

¿Qué cómo te hace eso con lo que tú le quieres?

 

No, no es nada de eso.

Son dos cosas mucho más sencillas y que no les hace ningún plugin.

 

Bien.

Hay que tener muy claro, que nuestras creencias son siempre producto de nuestros sentimientos y nuestras emociones.

No son procesos razonados.

Y todavía más importante, es que el hecho de ser verdad o no serlo, no determina en absoluto ninguna de nuestras creencias.

Es lo que hay.

Si no que alguien nos explique cómo puede haber gente que crea que la heineken es una buena cerveza.

Esto tira por tierra años de evolución y razonamiento.

 

Bueno.

La gente cree, lo que quiere creer. Ya está. Ni razones ni cojones.

Y hay una tendencia natural, casi silenciosa, sibilina, “trasparente”… en creer en aquellos mensajes que tienen autoridad.

La autoridad es atractiva.

Y lo atractivo es deseable.

Y atrae.

Y vende.

Y molesta.

Y.

 

Pues eso.

¿Hacer esto con tus textos? ¿Con tu web? ¿Con tu manera de comunicar en general?

Es fácil, si sabes cómo.

Aquí lo explico:

Curso de copywriting

Isra Bravo

*Copywriter Isra Bravo