Postureo y ventas inútiles

Ayer leí una entrevista a Nassim Taleb que decía (esto es muy, muy interesante para vender online. Copio y pego extractos):

Imagina que necesitas que te extirpen un tumor cerebral. Puedes elegir entre dos cirujanos del mismo hospital, con idénticas tarifas y currículum.

El primero es tipo George Clooney de Urgencias: sienes plateadas, bata perfecta y un despacho lleno de diplomas de las mejores universidades del mundo.

El otro es un tipo malhablado, con manos de carnicero y un cuartucho con las paredes desnudas, salvo un calendario arrugado de una marca de neumáticos.

¿A cuál elegirías?

Taleb respondió:

“Cualquier persona sensata se decantaría por el que tiene pinta de carnicero. Nunca hay que fiarse de la gente que dedica grandes esfuerzos a dar el pego. Si los dos han alcanzado el mismo puesto, es evidente que el mejor cirujano es el que peor aspecto tiene”

 

Jajajjajaj

Bien.

Yo no sé mucho sobre este hombre, apenas le he oído nombrar alguna vez, pero en esto, lleva razón.

El postureo es un signo de debilidad y de incompetencia. A más postureo, más probabilidades tienes de ser un incompetente.

Si te pasas todo el día haciendo “networking” en facebook o en otras herramientas del demonio, pues muy bueno en lo tuyo no puedes ser.

Es una cuestión de espacio/tiempo.

Hay un dicho que dice… No se puede estar en misa y repicando.

Pues eso.

Yo entiendo que esto es muy poco glamuroso, pero los copywriters somos vendedores.

Nada más que eso. Marketing de respuesta directa de toda la vida.

No hay que posturear nada. Hay que vender.

Ni escritores, ni poetas, ni cupidos.

Vendedores. Así de feo, así de básico.

No creamos nada. No somos nadie.

Cada día veo más copywriters que no sé de dónde han salido, pero no saben vender.

¿De qué sirven 150 fórmulas, que las puede aprender hasta Pedro Sánchez y ponerlas en su tesis, si no sabes vender?

El postureo, según Taleb, indica: “que alguien se ha esforzado mucho en parecer lo que no es.”

Sigo estando de acuerdo.

 

Y sobre vender online.

En mi curso de email marketing no enseño nada de postureo.

Tampoco tenemos grupo “privado”, ni utilizamos el mail para hacer branding y que sea bonito.

No es para aparentar, es para vender. Si fuera para aparentar valdría 10 veces más.

Mi web es fea y mis mails son feos. Como un cirujano carnicero.

Ahora, si lo que quieres es vender de verdad y no aparentar que lo haces, mira aquí:

www.emailparatrevidos.com

Isra Bravo