Ser anticreativo te hará ganar mucho más dinero

Mira.

Si un día te levantas y quieres montar un negocio, hay algo que no puedes pasar por alto.

Algo no negociable.

 

Un ejemplo para entendernos, pero que se puede aplicar sea lo que sea lo que vendas.

Un gimnasio.

Decides montar un gimnasio.

Entonces, la persona o el persono que decide hacerlo mira con interés:

-El local.

-El personal necesario para atenderlo.

-Las máquinas

-Las duchas

-La competencia.

-Complementos.

 

Y así.

Luego unos números en power point para inventarse la evolución en los próximos tres años basados en sus cálculos ficticios de una vida futura ficticia y todo en ficticio orden.

Todo ordenado.

Controlado.

Amueblado

Todo previsto porque soy muy listo.

 

Bien.

Pero realmente lo único imprescindible que necesita un gimnasio es gente que quiera hacer deporte.

Lo demás lo podemos negociar.

 

Otra cosa.

Una vez, descargando un camión de planchas de pladur en un polígono a 40 grados a la sombra, sudando y con el tiempo y la vida y la sangre detenidas, me dijo un compañero que sudaba conmigo:

“Isra, ¿sabes por qué el mundo está lleno de gilipollas? Porque unos tienen que descargar camiones. Y otros tienen que sentirse superiores por no tener que hacerlo.

 

Vale.

Todo el mundo quiere ser mejor con respecto a lo que ya es.

Mejor.

Peor, no.

Mejor.

 

Nadie quiere ser más tonto.

Ni más pobre.

Ni más feo, ni más desorganizado, ni más inseguro ni más ignorado.

Entonces sabiendo esto, es fabuloso que haya gente que quiera inventar un montón de cosas.

Que sean genios así sin peinar y eso.

Nada en contra.

Pero si quieres ganar dinero es mucho mejor no inventar nada.

Ser anticreativo.

Y mirar a la naturaleza más básica, primitiva y animal.

Y como no hay power point que nos explique qué pasará mañana…

…pues mejor saber que nadie quiere ser peor.

 

¿Qué mañana cambia el gobierno?

Quizá

¿Qué mañana se inunda todo el planeta?

Quizá

¿Pero qué seguirá pasando mañana?

Qué nadie querrá ser peor que su yo actual.

 

Seguro.

Entonces si vas bien dentro de las cabezas que no sean la tuya, pues vas a vender. Y si no sales de tu cabeza, pues vas a vender mucho menos.

Es lo que hay.

El mercado no hace falta crearlo, ya está creado.

Y si necesitas ayuda para vender en el tuyo, lo mismo este curso te interesa.

Curso de copywriting

Isra Bravo

*Copywriter Isra Bravo