Un fabuloso libro que recomendaría a gente que me gustase

En el fabuloso libro Antifragil que estoy empezando (gracias, Luis) habla de que 1 de cada 10 estadounidenses de más de 16 años, toma Prozac.

Nassim Taleb comenta que puede que en algún caso grave sea necesario, pero que su humor, su tristeza o sus ataques de ansiedad son fuentes de inteligencia.

Y puede, que de las más importantes.

 

Bien.

Según su opinión no solicitada, si el prozac hubiera existido hace dos siglos, los lamentos de Allan Poe, o de Baudelaire o de Plath se habrían silenciado.

Que serían “vegetales felices”.

Y acaba con una reflexión que me gusta especialmente.

La medidas dirigidas en reducir nuestra variabilidad ponen en peligro nuestro futuro.

 

Lo que viene a decir es que si llueve y te pones más triste, está bien.

Si hace sol y te alegras, está bien.

Si algo te toca los cojones, está bien.

Si algo te enciende, te excita, te da miedo o sueño o hambre, está bien.

 

Que ser feliz e infeliz, está bien.

Que alegrarse por gilipolleces, está bien.

Que sufrir por amor, está bien.

Que tener fuego en la sangre, no solo está bien, es que te hace un ser vivo, un ser interesante y un ser al que amar u odiar. Y que eso, está bien.

Que la perfección es arrogancia para idiotas y que solo si no eres un vegetal, tus estados de ánimo cambian y punto.

Y punto.

Y se acabó.

 

Vale.

La mayoría de la gente vende por Internet como si fuera un vegetal.

No son vegetales, pero les gusta aparentar que son vegetales.

Entonces se aburren y nos aburren y su mayor preocupación para diferenciarse es el color de fondo de su perfil de twitter.

Pues muy bien.

Tengo un curso de email marketing.

No es para vegetales.

Es para gente con una vida propia, una cabeza propia y una lista propia a la que vender cosas todos los días.

Si te interesa, mira aquí:

Curso de email marketing

Isra Bravo

*Copywriter Isra Bravo