Si no sabes diferenciar un niño de una niña, pues nada.

Ayer pude salir a comprar.

Y pasó algo bueno.

Hay que entender las circunstancias, claro.

 

Estaba en un supermercado cerca de casa y escuché a un niño por los pasillos.

Excepto mi hija, era el primer niño que veía en directo desde hacía 10 o 12 días. Han desaparecido de las calles.

Me gustó escuchar sus protestas por el pasillo.

Lo quería comprar todo y la madre le tenía que atar en corto.

 

Los niños necesitan que los aten en corto. Disciplina.

Adoran la disciplina porque si les das un poder de decisión que no les corresponde a su madurez, se agobian muchísimo.

Los niños consentidos son profundamente infelices por la incompetencia de sus mayores.

Necesitan sus rutinas. Disciplina y amor. Ya está.

Pero bueno, si tienes críos eso ya lo sabes.

 

El caso es que me gustó ver a ese niño. Es más, perseguí su voz por el supermercado como si hubiera visto una ardilla en medio del parque de Isabel la Católica.

Mi pequeña y yo jugamos a perseguirlas, por eso te digo.

 

Me alegró verle. Los niños son unos grandes compañeros de encierro, por mucho que digan lo contrario.

Quizá las niñas mejor. Son más tranquilas. Ellos quieren pegar patadas a un balón. O a la cabeza de su hermano. Son diferentes.

Si tienes dudas, puedes escuchar a algún tarado subvencionado (o tarada subvencionada o tarade subvencionade) o puedes ir un rato a un parque y observar cómo juegan. Se ve rápido. Es divertido.

Pero en mi opinión no solicitada de hoy, los niños, al tener un espacio/tiempo tan raro, observarlos relaja mucho.

Les hace mucha más ilusión una partida de parchís hoy, que una promesa de playa en verano.

Mi conclusión al respecto es clara. Quizá tú también lo pienses.

 

Otra cosa, tengo una membresía para aprender copywriting. Hay muchas lecciones.

Saco un curso mensual. Son buenos. El de este mes es un especial para escribir balas que valen. Es muy bueno.

Hasta el día 31 de este mesa las 23:59h te puedes dar de alta y recibirlo.

Suscripción

Isra Bravo

*Copywriter Isra Bravo