Sobre aquel Gary Bencivenga y aquél último párrafo de todos.

Hablemos de detalles “tontos” que marca un negocio y con ello, una vida.

Voy a ponerme en situación:

Estoy vendiendo una masterclass que es una de las que más negocio genera en el negocio de mis clientes.

Vemos copywriting, pero no demasiado, hablo más de estrategias.

Aunque pensándolo bien, no se puede aplicar copywriting sin tener clara una estrategia.



Bueno.

Esta anti masterclass, basada en el error (MUY GRANDE) de la mayoría de los emprendedores online de hacer ofertas por el black friday o por el cumpleaños de su perro, la tengo a la venta actualmente por 100€.

Eso será hasta el día 31 de este mes de julio, luego subirá a 130€.

Y además no se podrá volver a comprar hasta noviembre. La voy a quitar de circulación unos meses y cuando vuelva será más cara.



Bien.

Una de las cosas que vemos dentro, la leí de casualidad y sobre algo que parecía no tener mucha importancia al gran Gary Bencivenga.

Cuando apliqué aquello empecé a vender literalmente el doble.

Con la misma lista y con el mismo producto.

No es ninguna broma ni exageración. El doble.

Era mi primer curso que ya se vendía bastante bien.

Cuando lo empecé a implementar aquello tenía mucha confianza en que funcionara, pero no sabía que lo haría tanto.



Es algo tan simple lo que apliqué hace 3 años y que Bencivenga lo aplicó a un producto de imagen hace varías décadas y que tu podrás aplicar mañana mismo…

No tiene fecha de caducidad, no es una moda de marketero hiperexcitado jugando en un parque de bolas dando saltos y golpes en su pecho de millonario cartón piedra. 

No va de eso.



Posiblemente cuando lo leas pienses…

¿Cómo no se me ocurrió esto antes?

Al menos es lo que pensé yo.

En cualquier caso, está en el último párrafo de todos. Justo el último párrafo de la formación.

Anti masterclass

Isra Bravo.

*Copywriter Isra Bravo