Un email personal que me mandó un amigo

Antes de ayer, un amigo me mandó un email.

Se ha quedado, como muchos otros, tirado en la situación actual.

Me comentó (esto es un email personal que voy a compartir con su permiso, claro):

 

“Que tal Isra…

XXX XXX XXX

(Aquí, muchas líneas hablando de cosas realmente importantes como fo llar antes de que se acabe el mundo, cómo acabará la liga y lo que se ríe con los vídeos de los negros que bailan con un ataúd a los hombros. Luego sigue con eso…)

 

Estoy pensado en hacer un curso sobre fiscalidad de empresa, pero si te digo la verdad ando acojonado y no sé qué hacer.

Tengo para tirar unos meses y sé lo importante que es la formación, sin embargo, para gastarme los 350€ que no me sacan de pobre, me lo estoy pensado mucho.

Necesito la opinión de alguien vista desde fuera. La tuya.

Mi reino por tomar un par de jarras juntos con una puesta de sol mientras me dan ganas de darte de hostias por ser tan alto y tan optimista.

Cuidate, amigo”.

 

Bueno, lo que le respondí es esto,

 

“XXX XXX XXX

(Aquí, muchas líneas hablando de cosas realmente importantes como fo llar antes de que se acabe el mundo, cómo acabará la liga y lo que me río con los vídeos de los negros que bailan con un ataúd a los hombros. Luego sigo con eso…)

 

… Con relación al curso, es sencillo. Siempre que hay una crisis, sin excepción, ahí están los libros de historia para comprobarlo, hay pánico. Es normal.

Mantener la calma en momentos de pánico es algo que aprendí de la gente que sabe de bolsa e invierte a largo plazo. Saben leer el pánico.

Lo miran, pero no lo padecen.

Son fuertes de mente.

No se alteran.

 

¿Por qué te digo esto?

Por dos cosas.

Por un lado, la formación es de las últimas cosas que deberías recortar. Vamos, después de lo básico, básico, básico, es lo último que deberías recortar.

La mayoría de la gente no entiende que su mayor activo son ellos mismos, por eso se recortan a ellos mismos. Siempre pasa.

 

Por otro lado, tampoco uno se puede lanzar a comprar cursos como si no hubiera un mañana por esta situación.

Es absurdo.

Debes ser como los astutos inversores de bolsa.

No debes comprar el curso por desesperación. Ni dejar de hacerlo por lo mismo.

Si el curso es bueno, crees que puede suponer una oportunidad para ti, y tienes cubiertas tus necesidades más básicas, lo siguiente es formarse. Ahora y siempre.

Y con ilusión, que hay niños que nos están mirando.

Dicho esto, las dos jarras las pagas tú. La puesta de sol a medias, como las parejas modernas.

Isra”.

 

Bien.

Tú y yo casi seguro que no somos amigos. Casi seguro que no hemos hablado en la vida.

Soy Isra Bravo, encantado, me dedico al copywriting.

Desde hace tres años vendo cursos. Antes no.

Antes escribía para que las empresas ganaran más dinero. Como se me daba bien y tenía mucha experiencia, decidí sacar mi marca personal al mercado y vender formaciones.

O sea, no hice un curso, lo copié y me puse a enseñar. Eso no. Lo saben los que se forman conmigo. Lo notan, lo ven y lo comprueban.

Primero aprendí.

Luego experimenté y seguí aprendiendo.

Después experimenté mucho más y seguí aprendiendo más todavía.

Más tarde, saqué mis cursos y seguí aprendiendo.

Hoy es hoy. No ayer. Y sigo aprendiendo y enseñando.

 

Además hoy ofrezco el curso de Copywriting para atrevidos. Vale 195€. No lo voy a rebajar, ni lo voy a regalar.

Tampoco deberías comprarlo corriendo porque en 15 días el mundo entero vaya a saber copywriting y tú te vayas a quedar atrás. Eso es una idiotez. No hay que entrar en pánico. Ahí se toman muy malas decisiones.

Tanto para comprar, como para vender.

Con calma. No a la desesperada. Y si intuyes lo importante que es esta disciplina, aprender conmigo lo mismo te interesa.

Copywriting para atrevidos

Isra Bravo

*Copywriter Isra Bravo