Una discusión top

Hace unos meses salí a cenar y en la mesa de al lado una pareja tuvo una de las discusiones de pareja más divertidas que escuché nunca.

100% real.

Y además, hay varias lecciones de venta.

 

Mira.

(Los tacos son de ellos, yo nunca lo haría).

 

Ella decía…

-Me operé por mí, no para gustarte a ti ni a ningún tío.

 

Oh (el oh es mío).

 

Entonces el tío respondió…

-Los cojones. No te lo crees ni tú.

-Pues es la verdad, lo hice para sentirme bien conmigo misma.

-O sea, que te metes en un quirófano para ponerte tetas y me dices que no es para gustar a los demás, que solo es para gustarte a ti. Seguro.

-Pues es verdad, lo hago para gustarme a mí.

-Sí, claro. Entonces si te dijeran que a partir de ahora todo el mundo va con chaquetas 5 tallas más grande y no se puede ver qué hay debajo ni cuando vas a la cama ¿te habrías operado? ¿Te habrías metido en un quirófano para sentirte bien? ¿Si nadie pudiera verlo?

 

En ese momento de la discusión pensé que la tenía acorralada, que el argumento de la chaqueta 5 tallas mayor podría ser definitivo, pero ella decidió morir matando.

 

-¿Y tú?

-¿Y yo qué?

-Te has comprado un audi tt descapotable que tienes en el garaje porque no puedes ponerle gasolina la mayoría de los días.

-¿Y eso qué tiene que ver?

-¿Qué tiene que ver? Pues hijo, eso sí que es querer aparentar y no poder. Por lo menos mis tetas van conmigo pero tu coche ahí está en el garaje y un sueldo de 1000 euros, eso sí que es hacer el gilipollas.

-Cambiemos de tema.

 

Ahí dejaron de discutir y era una pena, porque el nivel era altísimo.

 

A ver, lecciones…

La primera, si alguien tiene un restaurante y me pone al lado de parejas así, pago 100€ extra por la cena.

 

La principal.

Una cosa es lo que uno dice.

Otra cosa es lo que uno piensa.

Y otra, lo que uno hace.

 

¿Coincide?

Pues alguna vez, pero normalmente, no.

Hay que escuchar mucho a la gente, pero no para creerse todo lo que dicen, claro.

 

¿Compramos coches por presumir?

¿Nos operamos para gustar?

Da igual, la discusión es estéril. No importa la “confesión” pública.

Importa el pensamiento privado. El real, el primitivo. Y lo que se hace con ese pensamiento privado. Dónde nos lleva.

 

No se trata de algo superficial. Debemos entrar en su cabeza, en la cabeza del potencial cliente, y luego dibujar en ella.

Mi trabajo es enseñar eso. Desde el módulo I.

Si te interesa mira aquí:

Curso de copywriting

Isra Bravo

*Copywriter Isra Bravo