Uno de los testimonios más brutales que he leído nunc

Una vez, escuché al filósofo Fernando Savater en una entrevista.

Hablaba sobre la muerte de su mujer.

Y dijo algo que todavía al recordarlo, consigue ponerme los pelos de punta.

“Lo más duro, es que ves a tu alrededor cómo la vida sigue, que nada se para. Eso hace difícil respirar”.

 

Afortunadamente para mí y sobre todo para ellas, ninguna mujer con la que haya compartido mi vida, ha muerto nunca. Ni una sola vez.

Pero lo entendí extraordinariamente bien, por la sencilla razón de que me dio una imagen mental en la cabeza, desgarradora.

Entonces me imaginé a aquel hombre, en una cafetería, removiendo el café, viendo pasar gente por los ventanales, gente sonriendo, con bolsas de la compra, con novios besándose, con los coches pitando por la prisas, viendo cómo en la vida de los demás, estaba lo más duro de la suya.

 

Joder. Nunca podré olvidar esa sensación.

Espero morirme antes que nadie al que quiera, soy lo suficientemente cobarde y egoísta como para no querer estar en la cafetería, moviendo el café, viendo cómo la vida pasa sin que yo quiera vivirla.

Yo solo quiero vivir pero para eso necesito a los demás, soy el que menos pinta en toda la ecuación.

 

Bueno, esto tiene mucho que ver con el copywriting.

Debes sentarte solo, con un café, mirar por la ventana e imaginar todas esas vidas.

Toda la vida y toda la muerte.

Que el tiempo sea finito es lo que convierte nuestra vida en algo extraordinario y motivo para la alegría.

 

Bien.

Hay formas extraordinariamente rentables de vender tu tiempo. Si sabes cómo.

Lo explico en la página 14 de la formación de diciembre. Y tiene mucho que ver con poder subir los precios.

Hacerlo con sentido y con criterio, claro.

Bueno, es solo para suscriptores y está disponible hasta el día 31 de diciembre a las 23:59. Luego, muere.

Suscripción

Isra Bravo

*Copywriter Isra Bravo