Ventas imposibles y perder el tiempo

Pues cuando un grupo de estudiantes pidió al escritor Sinclair Lewis que les diera una conferencia, este aceptó.

Le dijeron que querían ser escritores.

Y que querían escucharle porque le consideraban muy bueno.

Lewis dijo sí.

Entonces llegó el día de la conferencia y Lewis hizo una pregunta.

Nada más empezar.

-¿Cuántos de vosotros pretende, realmente, ser escritor?

Se alzaron manos. Se alzaron muchas manos.

 

¿La mirad?

¿Tres cuartos?

¿El 90%?

No, no y no.

Todos.

Todos los presentes levantaron la mano.

Lewis se quedó muy serio mirándolos y les digo…

“En ese caso, no merece la pena que os hable.

Mi único consejo es que os vayáis a casa y empecéis a escribir”.

Se levantó y se fue.

 

Bien.

Una vez estuve en una formación de ventas, en una de esas empresas súper aburridas donde se premia más al trepa que al brillante, y el tipo de la formación preguntó:

“¿Cuántos de vosotros pretende ser vendedor? “

Nadie levantó la mano.

Era una de esas situaciones donde se miran unos a otros esperando que haya alguien con pelotas, levante la mano y se lleve la gloria o el fracaso.

Pero o nadie tenía pelotas o nadie quería ser vendedor.

 

Yo me habría marchado de ser aquel tipo.

Habría hecho lo de Sinclair Lewis.

Ahí os quedáis.

 

Pero no lo hizo y nos dio un curso de ventas tan aburrido que no recuerdo nada.

Solo recuero cuando dijo, ya hemos acabado.

Eso lo recuerdo bien.

 

Y este email tiene una lección de venta muy evidente y muy básica:

Tú no tienes que convencer a nadie de nada.

La gente ya viene convencida de casa.

Otra cosa es que sepas hacérselo ver.

Ese es otro tema. Y es el tema que de verdad importa.

 

Pero mientras la mayoría entiende la venta como un acto de convencimiento, otros, los menos, lo entienden como algo mucho más simple.

El niño quiere caramelos y sentirse importante.

La mujer quiere caramelos y sentirse importante.

El hombre quiere caramelos y sentirse importante.

 

Tu trabajo no es convencerlos de que quieran sentirse importantes. Para eso no te necesitan a ti.

Tu trabajo es que lo sientan.

Y si necesitas ayuda, pues lo mismo este curso te interesa:

Curso de copywriting

Isra Bravo

*Copywriter Isra Bravo