Vendehumos vs vendehistorias

Disculpa,

Te dejo con una opinión científica no solicitada.

Luego te cuento:

 

“Hola Isra.

Me llamo Pedro Margolles, soy investigador en neurociencia cognitiva y el autor de neoscientia. com, una escuela online donde ayudo a personas que están haciendo su doctorado.

 

Desde que te conozco, he adquirido ya todos tus cursos.

Bueno, miento. Llegué un poco tarde y a la membresía no me pude inscribir, pero lo hubiera hecho de buena gana ahora mismo.

¡Menudas joyas de formaciones!

 

Te conocí a través de mi pareja, que curiosamente llegó hasta ti a través de una alumna tuya que es psicóloga.

Al principio no sabíamos muy bien cómo coger tus contenidos y estilo, pero tengo que decir que ahora eres casi como de nuestra familia. No hay día en el que no hablemos algo de ti.

 

Desde que adquirí tu curso de email marketing a mitad de julio, día tras día, no he parado de implementarlo.

De lunes a viernes, a las 7 y media de la mañana me pongo a escribir un email para mi comunidad de científicos.

 

Sencillamente:

Agradecerte que hayas cambiado en mí un chip en cuanto a copywriting se refiere; y pasar de tener un estilo de «vendehumos» a un «vendehistorias«.

Agradecerte que me hayas deshecho de tanta gente que se inscribe a mi lista de correo para nada, y que me hayas permitido mantener enganchada a la gente que verdaderamente aprecia mi labor.

Agradecerte esos 2 minutos que me das cada día para desconectar; y las buenas conversaciones cerveciles que tengo con mi novia a costa tuya, de tu trabajo y el de tus alumnos.

 

Hablando de cervezas…

Que sepas que algún día, si quieres…

Un abrazo, Isra

Pedro Margolles”.

 

Bien.

Algo de lo que dice Pedro es muy importante para mí, y otra cosa podría se muy importante para ti.

La importante para mí es que me quiere invitar a cerveza.

Cuando tantos clientes te quieren invitar a cerveza, es que todo marcha bien.

 

La que quizá es importante para ti, no es que Pedro piense que mis formaciones son joyas, lo realmente importante es que desde que las compró no para de implementar.

Los resultados llegan cuando eso hace.

Antes, no.

Después.

 

Implementar.

Esa palabra mágica que todo el mundo conoce y pocos implementan.

Implementar.

Implementar.

Implementar.

 

Si la dices delante del espejo tres veces, con una vela en un baño oscuro, creo que no pasa nada.

Ahora, si la aplicas, sí pasa.

Curso de email marketing

Isra Bravo.

*Copywriter Isra Bravo