2 borrachos, emociones e influencia

Ayer, en un vuelo Ámsterdam Ibiza, se pegaron dos borrachos con el resto del avión.

A ver, esto es importante.

Los borrachos, no.

Que se peguen, tampoco.

Pero sí la gestión de las emociones.

 

Bueno, concretemos:

Los borrachos del avión no se querían poner mascarillas.

Algunos pasajeros les dijeron que se las debían poner.

Los borrachos dijeron que no y se pusieron agresivos.

Total, que les tuvieron que dar un par de hostias, inmovilizarlos y esperar a que el avión llegase a Ibiza para detenerlos.

Muy bien. Todo en orden.

Esto pasó en pleno vuelo.

 

¿Y qué pasa?

Pues que volar es algo que a mucha gente no le gusta.

Da igual que les digas que es el medio más seguro y más rápido. Da igual.

La idea de meterse en un tubo metálico a miles de metros del suelo donde lo primero que te cuentan es qué hacer en caso de que se caiga, pues les incomoda profundamente. Yo lo entiendo.

Además de eso, añadimos la tensión por la historia esta de la pandemia.

Y lo rematamos con que dos borrachos deciden no ponerse las mascarillas.

Ojo, que lo mismo los borrachos tienen sus motivos, no estoy juzgando nada.

 

Bien.

Lo importante de todo esto es que mucha gente en circunstancias así no puede controlar sus emociones.

Imposible. Del todo.

Pánico a volar.

Pánico al virus.

Pánico a los borrachos violentos.

Pánico al pánico.

Pánico.

 

Pero saber controlar nuestras emociones es muy importante. Y las emociones se deben controlar en situaciones de tensión. Sobre todo, ahí.

El resto del tiempo es fácil. Cualquiera que haya superado la adolescencia lo hace sin problema.

Pero en tensión, ya no es tan fácil.

 

La venta es una situación de tensión. Para muchos.

¿Por su relación con el dinero?

¿Por el síndrome de no sé qué impostor?

¿Por miedo a que su mujer, o su marido o su marida o su hámster piensen que es un fracaso?

Yo qué sé, pero es.

 

Y para vender es muy importante influir en las emociones de los demás pero MÁS IMPORTANTE AÚN, es saber controlar las nuestras.

Esto no siempre es fácil pero la recompensa es grande.

 

Bueno.

En mi curso de email marketing hablo de cómo utilizar las emociones para vender.

No solo de las emociones de los demás.

También de cómo controlar las nuestras.

Insisto, de las nuestras.

En caso de interés, aquí:

Email marketing curso.

Isra Bravo

*Copywriter Isra Bravo