Algo que aprendí de ventas de una pareja de idiotas

Mira.

Una vez, cuando todavía no había estallado la burbuja inmobiliaria, conocí a una pareja.

Me los presentó mi jefe de una inmobiliaria en la que trabajé. Pedro.

Creo que se llamaba Pedro.

Tuve muchos jefes en mi vida y solo hay una cosa peor que tener jefes.

Tener empleados.

Pero bueno, ese es otro tema.

 

El caso es que la pareja esta no eran muy espabilados.

Él era un cretino con aires de grandeza que quería comprar un piso de 360.000€ cobrando 1.200€ al mes en un trabajo menos estable que el de hombre bala, y sin ahorros ni para pagar al notario.

Y ella era lo suficientemente tonta como para estar dispuesta a hipotecarse cuarenta años con el cretino.

Ella ganaba 1.100€. Tampoco tenía ahorros ni cabeza.

Tal para cual.

 

Eran la radiografía perfecta de lo que luego pasaría.

La famosa burbuja inmobiliaria.

Gente pidiendo hipotecas al 100% del valor del piso a 40 años con un interés variable, destinando un 60% de su sueldo a la letra y avalados por los padres de ella, los padres de él y por el perro del vecino.

 

Al final pasó lo que tenía que pasar, pero que casi nadie quería ver porque el mundo está lleno de visionarios que decían:

“Los pisos nunca bajan”.

“Mi cuñado me ha dicho que los pisos como mucho se mantienen”.

“Los pisos son la inversión más segura porque me lo ha dicho el taxista que me llevó
al aeropuerto”.

“El Director de mi banco me ha dicho que no me preocupe. Que firme a 40 años variables que los pisos suben todos los días”.

“Alquilar es de subnormal porque lo han dicho en tele5”.

 

En fin, ya sabes… es lo que hay.

La gente no es racional ni para hipotecarse 40 años a interés variable.

Como para ser racional cuando les vienen con el cuento de los ingresos pasivos, los pilotos automáticos, los embudos y los felpudos.

Al final, el cretino se acojonó un poco y según nos contó mi jefe, en la misma notaría, a punto de firmar, le preguntó…

“Pedro, ¿crees de verdad que esto es una buena inversión?”.

Vaya espabilado, le pregunta a mi jefe, que se iba a llevar 7.000€ porque firmara el piso.

Lógicamente, de todo esto podemos sacar muy valiosas lecciones de venta.

¿Qué lecciones?

Eso es aquí:

Copywriting para atrevidos

Isra Bravo

*Copywriter Isra Bravo