Argumentos inútiles para vender

El otro día quedé con unos amigos.

Y con ellos vino un tipo bastante majo que no comía otra cosa que no fuera fruta.

¿Filetes? ¿Pescado? ¿Queso? ¿Yogures? No.

Solo fruta.

Total, uno se pidió un café con leche.

Y el de la fruta nos habló de lo bien que se vive comiendo solo fruta. Y atacó la leche.

Oh

Dijo… “somos el único mamífero que después del destete sigue tomando leche.” Y que eso era antinatural.

Yo no sé si la leche es buena o es mala. No soy lechólogo. Pero lo que no me convenció fue su argumento.

Así que le dije,

Bueno, también somos el único mamífero que come paellas y que regala un montón de bonus en sus cursos.”

Lo de los cursos no lo entendió.

Me paso tanto tiempo con el trabajo en la cabeza que a veces olvido que la gente tiene mejores cosas en las que pensar que en mis tonterías.

 

Bien.

¿Qué saco de todo esto?

Que puede que lleve razón. No lo sé. No tengo ni idea.

Pero si quieres argumentar algo, no puedes ser tan perezoso. No puede ser tan fácil de desmontar.

Que solo los humanos hagamos algo no significa que sea malo.

Bien.

Justo esta mañana, tomando un café. Debate en la radio.

Un tipo de progreso frente a un tipo sin progresar.

Estaban hablando de la cadena perpetua para casos como el de Diana Quer.

El tipo de progreso decía que eso no soluciona nada y que está demostrado que no bajan los crímenes violentos.

El tipo sin progresar le decía que no era cierto, que el había vivido muchos años en USA y que en los estados donde estaba la cadena perpetua y/o la pena de muerte, había menos delitos.

A mí me estaba pareciendo un debate estéril.

Y en medio de la tertulia, una mujer que era bastante mas inteligente lo zanjó con el siguiente argumento:

Me da exactamente igual que bajen o no bajen los delitos violentos con la cadena perpetua. 

Lo importante es que una bestia que asesina de manera tan cruel a una persona, jamás debería pisar la calle y poner en peligro a nadie más. 

Y punto.”

Pues claro. Estoy de acuerdo.

Y además, es un argumento cojonudo, porque no admite debate.

O lo compras o no lo compras, te gusta o no, como los helados de menta.

Pero no se “enreda” con estadísticas tipo, “es que bajan los asesinatos, no es que no bajan.”

Bueno, a lo que iba, que si quieres tener argumentos de ventas que no te pueda desmontar un niño de cinco años, lo mismo esto te interesa:

Copywriting para atrevidos

Isra Bravo

*Copywriter Isra Bravo