Ayer estuve en un evento casi secreto

Ayer estuve en un evento casi secreto del que hablaré en las próximas semanas.

Me sentí muy bien allí.

Había muy, muy pocos invitados y me divertí mucho.

Y entre muchas de las cosas que hablamos, comenté una de las que considero importantes.

Y es algo “feo”, algo “aburrido”… la perseverancia.

Bien.

 

Mucha gente empieza con el email marketing y si no logra resultados en una semana o poco más, lo deja y pasa a otra cosa.

Y eso es un error bastante grave.

 

¿La razón?

Sencillo.

Cuando uno escribe un email, cuando una marca hace un anuncio, ya sea una marca grande o pequeña, ya sea para televisión o para una breve campaña en RRSS; da igual… una marca inteligente no piensa en un solo disparo.

No tiene esa mentalidad.

Sabe que todo lo importante, que todo lo que comunica, que todo lo que hace, que todo lo que siente, que todo lo que transmite, sabe que todo, todo, todo…

es para el medio plazo.

Es para la construcción de cimientos sólidos.

Es para anclar con fuerza. Para clavar los pies al asfalto y que cuando venga el huracán, que vendrá, pueda seguir en pie.

 

Y la inmensa mayoría está ahí fuera probando cosas, una tras otra, tras otra, sin darse tiempo.

Sin la mentalidad adecuada del medio plazo.

Sin entender que un email es solo una nota, un acorde, pero que para que el público llene la sala y aplauda y pida otra, tiene que escuchar todo el concierto.

Paciencia.

 

Y esos que buscan el éxito en canciones de 17 segundos, pues no han entendido nada.

Ni de negocios.

Ni de la vida.

Ni de nada.

Es lo que hay.

 

Así que puede que quieras aprender email marketing o que no quieras.

Puede que quieras hacerlo conmigo o que no quieras.

Eso no es importante, lo importante es que hagas lo que hagas, piensa que cada acción es una pequeña nota.

Cada email. Cada anuncio. Cada propuesta.

Y que solo recibirás las grandes recompensas si miras al medio plazo.

Eso es complicado en un mundo rápido y superficial y por eso es cada día, en el fondo, más fácil tener éxito.

 

¿Tener un negocio de éxito es fácil?

No digo eso. Digo que si te fijas con atención y juegas con la baza de la poco perseverancia de la mayoría de los demás, en el fondo, es fácil.

La gente corre como pollos sin cabeza. Tú solo tienes que pasear con la cabeza puesta. No hace falta ser un genio, ni un inventor.

Solo andar y mirar y cabeza.

No correr, no pollo, no cabeza.

Andar, mirar, cabeza.

 

Y en mi curso de email marketing te explico cosas para que, si utilizas esta estrategia para vender online (la más rentable de todas sin diferencia y no lo digo yo), puedas ser constante.

Paso a paso.

Andar.

Mirar.

Cabeza.

 

A partir de ahí, viene lo demás.

Email marketing curso

Isra Bravo