Borrachas me confundieron con Pablo Escobar

El otro día salí a dar un paseo por la playa.

No soy muy de mar (tampoco muy de montaña) pero me gusta pasear por la arena y mirar el agua en las horas del día en las que no huele a crema solar.

Lo quiero todo para mí. Muy egoísta, cierto.

Bien.

El caso es que, cuando estaba andando, se acercaron dos guiris borrachas.

—Sorry hebles inglis?

—No, lo siento, solo hablo español, y no mucho.

Te sitúo. Esto no es Marbella. Es Gijón. No es habitual ver inglesas o alemanas borrachas en la playa. Aquí es mucho más habitual ver frikis como yo con una pesa rusa que una sueca en toples.

—¿Sabrás para comprar gran cocaína?

—Pues no, ni idea.

—¿Sabrás fumar gran hierba?

—Pues no, no tengo gran idea, la verdad.

—Puta cocaína ispaña viva Peblo Iscobar.

 

Oh, vaya modales las guiris.

Se fueron decepcionadas. Ni coca, ni porros, ni gran nada. Eso les pasa por confundir un calvo en chándal con Pablo Escobar.

Y sobre confusiones.

En mi curso de copywriting te enseño por qué las fórmulas no sirven para nada si no dominas ANTES una serie de reglas imprescindibles.

Reglas que en esos cursos no se ven, bien porque el profe no las quiere compartir, bien porque no tiene ni idea.

¿La verdadera razón de las dos?

No sé dónde se pilla gran coca ni dónde se pilla gran hierba

Bien,

Para los que quieren aprender copywriting:

Copywriting para atrevidos

Isra Bravo

*Copywriter Isra Bravo