Cómo saber si tus lectores saben leer y luego compran

Hace ya un buen tiempo…

mandé un mail donde explicaba que muchos grandes copywriters escriben sus cartas de ventas y después diseñan el producto o servicio que quieren vender.

No siempre es posible, pero sin duda es una gran manera de trabajar.

Esto se lleva haciendo, por lo menos, 70 años. Lo hacen los grandes desde hace un montón de tiempo.

Como ya aclaré en aquel momento, no es cosa mía, es algo que está ahí y es por algo.

Ese mail tuvo más bajas de lo habitual. Eso está muy bien.

Supongo que algunos pensaron que hacía falta ser muy tonto para escribir la carta de ventas antes de diseñar el producto.

Me parece bien.

Bueno, pues lo vuelvo a decir hoy.

Si puedes y sabes, la carta de ventas la escribes antes. Y luego, vas limando lo que sea que vendas.

El tema es el siguiente.

Tú escribes la carta de ventas con tu traje de superhéroe. Pones todo lo que quieres hacer por los demás.

Dejas la carta.

Diseñas tu producto o servicio poniendo lo máximo de ti, para estar a la altura de esa promesa que haces en la carta.

Después, borra de la carta todo aquello que tus superpoderes imaginarios no te hayan permitido crear.

¿Cuántas bajas tendré hoy? Unas pocas, espero. Quizá también algún desprecio.

Una vez el gran Charles Bukowski dijo “Es bueno sentir hostilidad, mantiene la cabeza despejada”.

Yo también lo creo.

En esta lista se aprende bastante copywriting, si se está atento, claro.

Los que tienen la piel muy fina o se creen que ganar dinero (de verdad) por internet es como estar en un parque de bolas…

siempre pueden hacer un montón de amigos imaginarios en facebook.

Los que vienen amistados de casa y quieren que la gente que pase por su web lea y compre, que miren aquí:

Copywriting para atrevidos

Isra Bravo

*Copywriter Isra Bravo